El regreso del grupo de Goizueta, La Cofradía de la Madre Tierra y los nietos de la cantautora chilena Violeta Parra fueron los espectáculos musicales de este miércoles

Por: Natalia Díaz Zeledón 6 julio
Adrián Goizueta revivió al Grupo Experimental durante su concierto en el FIA. FOTO: JOSÉ CORDERO.
Adrián Goizueta revivió al Grupo Experimental durante su concierto en el FIA. FOTO: JOSÉ CORDERO.

En hora y media, el músico argentino Adrián Goizueta retrocedió el tiempo. Los años de ausencia del Grupo Experimental quedaron atrás con su presentación de regreso. El miércoles, a las 7 p. m., la nueva alineación del grupo tocó para el público en la plaza de la Democracia, durante uno de los conciertos del Festival Internacional de las Artes (FIA 2017).

Antes de su presentación, el público fue recibido por la cantautora Guadalupe Urbina y los músicos de la Cofradía de la Madre Tierra. Tras el aguacero de la tarde y el clima frío que lo siguió, el público llegó lento al escenario musical del FIA. Sin embargo, a la llegada de Goizueta, la gradería lucía amigos, parejas y familias con adolescentes. La mayoría con las canciones memorizadas.

Los músicos Álvaro Fernández y Guadalupe Urbina. FOTO: JOSÉ CORDERO.
Los músicos Álvaro Fernández y Guadalupe Urbina. FOTO: JOSÉ CORDERO.

El Grupo Experimental abrió su concierto con nostalgia, interpretando un nuevo arreglo de Mariposa de lujo, canción que aparece en el último disco que produjo el grupo Dúos del alma (2004). La agrupación fue fundada en 1979 y, en dos décadas, contó con músicos como Jaime y Fidel Gamboa, Bernal Monestel, Kin Rivera, Eddie Mora y Jordi Antich.

"Recuerdo muy bien esta plaza, una tarima que no tenía techos. El amor estaba igual, las ganas de hacer música y compartirla con ustedes", recordó Goizueta.

La voz y guitarra de Goizueta fueron acompañadas por el sonido de otros seis músicos: Esteban Rojas (clarinete bajo), Marianella Cordero (violoncello), Nelson Álvarez (piano), Fernando Víquez (bajo), Orlando Ramírez (batería) y Marvin Rodríguez (percusión).

El nuevo Grupo Experimental interpretó un cover del uruguayo Alfredo Zitarrosa (Stefanie) y una versión nueva de ¿Sabes qué?

Esa última se robó los aplausos del público de la Democracia y, en coro, arrancaron a cantar: "Me gustan tus ojos porque hablan de las horas, de las calles y del tiempo. Porque en ellos se miran tempestades y una hoja serena en el viento".

Con ese aperitivo, Goizueta introdujo una nueva canción titulada T-Tango: "Teniendo en cuenta que el país invitado es Argentina y que yo soy un argentico más tico que argen, vamos a hacer un tango medio. Mi mamá dice que canto bien el tango pero que me sale caribeño", bromeó el músico antes de comenzar a cantar.

Familias, amigos y parejas asistieron a los conciertos de la plaza de la Democracia. FOTO: JOSÉ CORDERO.
Familias, amigos y parejas asistieron a los conciertos de la plaza de la Democracia. FOTO: JOSÉ CORDERO.

Otros clásicos de la autoría de Goizueta fueron apareciendo en el repertorio: Si llego a morir, Buen Día y Compañera, con la cual cerró el concierto tras un breve amago de salir del escenario.

"Con los brazos abiertos nos despedimos, con los brazos abiertos y enredados", coreaba toda la plaza de la Democracia.

La memoria de Violeta Parra
'Las últimas composiciones de Violeta Parra' interpretó música de la cantautora chilena en la voz e instrumentos de sus nietos. FOTO: JOSÉ CORDERO.
'Las últimas composiciones de Violeta Parra' interpretó música de la cantautora chilena en la voz e instrumentos de sus nietos. FOTO: JOSÉ CORDERO.

Después del Grupo Experimental, cerrar la noche cayó en manos de los nietos de la cantautora Violeta Parra (1917-1967): Ángel y Javiera. El concierto Las últimas composiciones de Violeta Parra hizo un recorrido por la música destacada que escribió la chilena.

El concierto comenzó con un breve documental sobre la cantautora. Durante la primer canción, Volver a los 17, los chilenos sufrieron dificultades técnicas con el sonido de la plaza de la Democracia. Un técnico subió al escenario para resolver los problemas de los parlantes de la guitarra de Ángel.

"Como Murphy es así, la prueba de sonido sonaba filete", bromeó Javiera durante la interrupción.

Los seguidores de Violeta Parra vociferaron las canciones junto con los músicos: Maldigo del alto cielo, Run Run se fue p’al norte y la Mazúrquica modérnica. Ángel interpretó un par de canciones instrumentales compuestas por su abuela y advirtió antes que iba a "sortear los problemas técnicos" para hacerlo. El músico chileno cantó también Rin del angelito.

Javiera Parra cantó la mayoría de las canciones del concierto. FOTO: JOSÉ CORDERO.
Javiera Parra cantó la mayoría de las canciones del concierto. FOTO: JOSÉ CORDERO.
Ángel Parra enfrentó dificultades técnicas para lograr el sonido de su guitarra. FOTO: JOSÉ CORDERO.
Ángel Parra enfrentó dificultades técnicas para lograr el sonido de su guitarra. FOTO: JOSÉ CORDERO.

Los baches del concierto importaron poco para los espectadores: para la interpretación de Gracias a la vida la multitud entera cantó a coro la conocida letra. Los gritos posteriores fueron más cándidos: "¡Viva Violeta Parra!" "¡Me voy pa' Chile!"

El Guillatún era la despedida, pero las ansías del público los obligaron a seguir el espectáculo. Las piezas adicionales fueron De cuerpo entero y el Calambito Temucano. La calidez del público caló hondo en los sentimientos de los nietos de Violeta Parra.

"Es muy extraño que nunca hayamos estado aquí porque los dos hemos tenido la oportunidad de estar en muchos lugares y nos faltaba este pequeño paraíso del planeta", dijo Javiera. "Qué linda ciudad, qué gente más maravillosa, qué bien lo hemos pasado y qué buen público", agradeció Ángel.

La plaza de la Democracia recibe diariamente conciertos todas las tardes y las noches. FOTO: JOSÉ CORDERO.
La plaza de la Democracia recibe diariamente conciertos todas las tardes y las noches. FOTO: JOSÉ CORDERO.

Nota del editor: esta información fue corregida el 7 de julio para consignar correctamente el nombre del bajista del Grupo Experimental.