Votos. La Academia de la Grabación votó con igual medida a ritmos disímiles entre sí y esto provocó un curioso empate este año

Por: Jessica Rojas Ch. 18 febrero, 2016

En medio de 58 categorías, los premios Grammy anglosajones distinguieron este 2016 la obra latina en cinco de esos apartados, pero no siempre la selección de los ganadores por parte de la Academia de la Grabación es atinada, según la crítica o la apreciación del público meta de esta música.

En la más reciente entrega de los galardones sucedió algo poco usual: el premio a mejor álbum rock , urbano o alternativo tuvo dos vencedores. Natalia Lafourcade con el disco Hasta la raíz y Pitbull con su producción Dale, empataron.

A simple vista, las propuestas de la mexicana y del estadounidense de ascendencia cubana son completamente distintas y también presentan amplias diferencias con los otros discos en competencia: Caja de música (Monsieur Periné), Amanecer (Bomba Estéreo) y Mondongo (La Cuneta Son Machín), algo que parece no ser tan favorable para la música porque no se encuentra un nicho específico para ubicarla.

Bien apunta la revista Billboard que en esta categoría se metieron en el mismo saco propuestas que no tienen nada que ver unas con otras. ¿Por qué calificar de igual manera al rock latinoamericano de La Cuneta con el suin romanticón de Monsieur Periné? Cada uno tiene su estilo y debería de medirse de tú a tú con un igual.

Pitbull no se presentó a recibir el premio en la gala no televisada de los Grammy, pero sí fue parte del número de cierre en vivo donde interpretó ‘El taxi’. Foto:AP.
Pitbull no se presentó a recibir el premio en la gala no televisada de los Grammy, pero sí fue parte del número de cierre en vivo donde interpretó ‘El taxi’. Foto:AP.

Por supuesto, la amplia variedad y la complejidad de la música en América Latina provocan un enmarañado espectro que complica seccionarlo.

Empero, no pasa lo mismo en las otras categorías: en pop, jazz , tropical y regional mexicana (aunque en esta última se coló al género tejano), los participantes de estas secciones tienen el camino un poco más allanado, porque sus obras compiten contra propuestas del mismo género o, al menos, con ritmos muy similares entre sí.

La selección. Es claro que los miembros votantes de los Grammy –aunque hay miles en todo el mundo– tienen preferencias subjetivas y, como acota Billboard , Natalia no tiene un nicho tan definido para su música en Estados Unidos contrario a Pitbull , quien tiene un nombre mucho más reconocido por canciones populares como El taxi .

Es por esta razón que surge la pregunta de cuán familiarizados están los electores con las obras creadas en América Latina.

Aunque es evidente un esfuerzo por la inclusión de los latinos en los premios tradicionales, sería positivo considerar un comité más especializado en la votación final. Por ejemplo, para la elección de premios específicos como composición e ingeniería se cuenta con un comité cualificado que escoge a los ganadores, esto según el proceso de la Academia.

También resalta que la versión Latin Grammy está mucho más en contacto con el arte hecho de este lado del mundo y que la obra artística de estas latitudes tiene mayor oportunidad de ser elegida de manera más sensata o real por los miembros de esta organización.

El costarricense Jorge Castro, quien es miembro de ambas academias (tanto en los Grammy como los Latin Grammy) desde hace 15 años, explicó que el proceso de votación es complejo y que la tabulación de los resultados la realiza la empresa Deloitte Touche Tohmatsu, con sede en Nueva York.

“Las votaciones de cada elector se limitan de acuerdo a la experiencia que tiene cada uno. No es que todos votan en todas las categorías; las reglas de las academias no lo permiten”, explicó Castro.

Importancia. ¿Vale más un Grammy o un Latin Grammy? La respuesta podría, de nuevo, ser subjetiva.

Si el artista tiene su vista puesta en el mercado gringo, el primero es más importante; si no valora tanto esa opción, el latino podría caerle mejor.

La popularidad y la exposición que logran los artistas con un gramófono estadounidense en su hoja de vida puede ser muy beneficiosa para sus carreras, pero si el interés por esta estatuilla se mide con la participación de los artistas en la última entrega, podría decirse que es poco ya que de todos los ganadores, solo Pitbull participó en el cierre de la celebración oficial que sí fue transmitida por televisión.

Los ausentes de esta edición y que ganaron: Ricky Martin, Natalia Lafourcade, Rubén Blades y Los Tigres del Norte.