Por: Fernando Chaves Espinach 14 abril, 2013

El sabor del chiqui-chiqui y el lirismo de las marimbas dijeron adiós a la última noche del Festival Nacional de las Artes en la plaza de Santa Ana. Junto con un homenaje al marimbista guanacasteco Ulpiano Duarte y un espectáculo pirotécnico, el show Postre y especias clausuró la celebración.

La noche arrancó cuando el Ensamble de marimbas y percusión de a Etapa básica de música de la Universidad de Costa Rica (Sede Guanacaste) interpretó varias canciones cargadas de colorido. Tras sus primeras piezas, el ministro de Cultura, Manuel Obregón, se les unió para homenajear a Ulpiano Duarte, un compositor y profesor de marimba de la pampa.

Tras ellos, los fuegos artificiales prepararon la noche para la explosión de ritmo de Las Estrellas del Chiqui-chiqui, que sacudieron la plaza con éxitos bailables de los años 80.