El movimiento de músicos en el Hotel Intercontinental empezó a verse desde las 4:45 p. m.

Por: Fernando Chaves Espinach 20 octubre, 2013
Chris Broderick, de Megadeth, posa con los fans a su arribo al Hotel Intercontinental, en Guachipelín de Escazú.
Chris Broderick, de Megadeth, posa con los fans a su arribo al Hotel Intercontinental, en Guachipelín de Escazú.

Una veintena de seguidores de Black Sabbath y Megadeth se apostaron en las afueras del Hotel Intercontinental desde el mediodía de este domingo para lograr saludar a sus ídolos.

Con guitarras, banderas y discos de las bandas, los fans esperaron atentos por cualquier movimiento sospechoso en el parqueo. Cada vez que un auto con vidrios polarizados pasaba, corrían para lograr tener un vistazo de los rockeros. Sin mucho éxito por horas, a las 4:45 p. m. consiguieron avistar a Tony Iommi y a otros miembros de Black Sabbath, apenas discernibles por la lluvia y entre varios encargados de seguridad que bloqueaban la vista.

Shawn Drover, baterista de Megadeth, complació a los seguidores que quisieron retratarse con él.
Shawn Drover, baterista de Megadeth, complació a los seguidores que quisieron retratarse con él.

A las 5:30 p. m. arribaron Shawn Drover y Chris Broderick, de Megadeth, quienes descendieron de un autobús turístico. Los fans se abalanzaron sobre ellos y consiguieron firmas en guitarras, banderas y camisetas.

Aún se espera la llegada al hotel de Dave Mustaine y de Ozzy Osbourne, pues, al menos en las afueras, no se les ha visto.

Etiquetado como: