Subcampeón de la sétima temporada de concurso de canto

Por: Manuel Herrera 7 julio, 2014

El exfinalista de la sétima temporada de la competencia de canto American Idol, David Archuleta, tuvo un fugaz paso por tierras costarricenses.

David Archuleta visitó Costa Rica durante tres días. La estrella, de 24 años, compartió con sus seguidores en redes sociales su estancia por el país.
David Archuleta visitó Costa Rica durante tres días. La estrella, de 24 años, compartió con sus seguidores en redes sociales su estancia por el país.

Archuleta, de 24 años y quien fue subcampeón de ese concurso en el 2008, ingresó al país el jueves pasado, según confirmó la oficina de prensa de Migración. El mismo despacho indicó que el artista abandonó el territorio nacional ayer domingo.

El cantante hizo eco de su visita a Costa Rica en sus redes sociales. En Facebook, por ejemplo, compartió algunas fotografías en la playa, comiendo un copo y disfrutando del partido de la Selección Nacional ante Holanda.

"Una rápida pero espectacular visita a Costa Rica. Los colores de América Latina, las playas, las golosinas de las calles como los copos y viendo a Costa Rica jugar en la Copa del Mundo con los ticos", escribió el cantante con el hastag PuraVida.

La estrella tiene un amplio currículum musical que va desde temprana edad. A los 10 años ganó el children's división de la competencia talento de Utah y, lo llevó a otras apariciones cantando en televisión.

Dos años más tarde se ganó el Junior Vocal Champion de Star Search 2. En el 2007, (a los 16 años), se convirtió en uno de los participantes más jóvenes en la sétima temporada de American Idol, y en mayo del 2008 se perfiló como subcampeón, recibiendo el 44% de más de 97 millones de votos.

En cuanto a producciones discográficas destacan el álbum debut David Archuleta con el primer sencillo Crush, que tras tres meses de publicación estuvo en la posición dos en el Billboard 200.

En octubre del 2010 lanzó el disco The Other Side of Down. En el 2011, Archuleta, anunció que tomaría una pausa de dos años para ser un misionero de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.