Las primeras dos horas del recorrido en el autobús transcurrieron entre gritos de entusiasmo y las fans que cantaban los temas del artista canadiense

Por: Melvin Molina 23 octubre, 2013
Sentadas en el suelo, algunas aún con ganas de seguir durmiendo, pasaron al menos dos horas las seguidoras de Justin Bieber que viajaban desde Costa Rica, con rumbo a Panamá.
Sentadas en el suelo, algunas aún con ganas de seguir durmiendo, pasaron al menos dos horas las seguidoras de Justin Bieber que viajaban desde Costa Rica, con rumbo a Panamá.

Paso Canoas

Un video documental de la gira de Justin Bieber por Suramérica, proyectado en las cuatro pantallas del autobús, fue motivo suficiente para que las beliebers ticas que emprendían su viaje a Panamá, gritarán de emoción.

Espera. Las beliebers ticas seguirán esperando que su estrella Justin Bieber ofrezca un concierto en Costa Rica; mientras tanto, las afortunadas que tienen familiares que las lleven a Panamá, verán su sueño hecho realidad. AFP
Espera. Las beliebers ticas seguirán esperando que su estrella Justin Bieber ofrezca un concierto en Costa Rica; mientras tanto, las afortunadas que tienen familiares que las lleven a Panamá, verán su sueño hecho realidad. AFP
Anoche cerca de 100 personas partieron de La Sabana en bus hasta Panamá para ver a Justin Bieber

Eran las 10 p. m. del martes, y ellas eran parte de un grupo de cerca de 100 personas que comenzaron el viaje desde San José, hasta Ciudad

de Panamá. El objetivo era disfrutar del concierto que Justin Bieber ofrecerá mañana jueves, en el Estadio Rommel Fernández, como parte de

su Believe Tour.

Era sencillo comprobar su entusiasmo, cada porción de cualquiera de sus canciones se la sabían de memoria. Con cada nuevo videoclip, un

nuevo grito de entusiasmo, o algún "¡Jesús!", al verlo hablar con sus fans o simplemente aparecer en alguna de sus actuaciones entre México

y Chile.

A las 10:30 p. m. una voz de alerta: "¡tuiteó!", mencionó una belieber, palabras suficientes para que quienes tuviera un teléfono

con conexión a Internet, revisara la cuenta del interpreté de Boyfriend.

Conforme pasaban los minutos, y se proyectaban los videoclips, el entusiasmo disminuyó, el sueño era implacable, incluso con este grupo

de entusiastas que le guarda un cariño difícil de explicar al artista canadiense.

A las 3 a. m. la unidad de turismo arribó a la frontera de Paso Canoas. Algunos no entendían por qué los despertaban, era momento de

bajar del cómodo autobús, y bajar a guardar campo en la fila, para ser de los primeros en ser atendidos, cuando finalmente abrieran.

Los primeros rayos del sol llenaron de esperanza al grupo. Pronto llegaría la hora de pasar del otro lado de la frontera, y continuar

así la ruta que tiene como único objetivo, gritar tan fuerte las canciones de Bieber, hasta que se queden sin voz.

Al menos otros tres autobuses más, con pasajeros que compartían mismos objetivos, llegaron durante la espera en la frontera con Panamá.