Encuentro Durante el sábado, en el festival tocaron reconocidas bandas de rock como Kronos, Sabaton y Lujuria

Por: Alessandro Solís Lerici 8 diciembre, 2013
Atracción. Óscar Sancho (rubio), cantante de Lujuria, es un showman . Sus chistes y canciones mantuvieron al público unido durante más de una hora. Pablo Montiel.
Atracción. Óscar Sancho (rubio), cantante de Lujuria, es un showman . Sus chistes y canciones mantuvieron al público unido durante más de una hora. Pablo Montiel.

La finca La Lucha, en San Cristóbal de Desamparados, es actualmente el hogar de cientos de fans del metal que se congregaron en el Festival Siembra y Lucha, el cual ofrece presentaciones de más de 20 bandas entre el viernes 6 y el domingo 8 de diciembre.

En el medio de un paradisiaco bosque, una tarima es el faro del talento local e internacional, y el punto de encuentro de melómanos que, en su mayoría, han optado por hacer de la finca un campamento durante el fin de semana.

Durante la jornada de ayer, las agrupaciones costarricenses Grecco, Colémesis, Kronos y Advent of Bedlam pasaron por el entarimado, aunque sus horarios en el escenario fueron recortados. Los presentes, de todas formas, sacaron provecho de sus sets, entre movimientos de melena y bailes circulares. En Siembra y Lucha, nadie escatima energías.

A mitad de la tarde, el aforo ponía sus ojos sobre Immolation, banda estadounidense (proveniente de Nueva York) que hace alarde de un death metal técnico y preciso cosechado durante 25 años de carrera. Su puesta en escena fue aplastante, con canciones como Despondent Souls , Bound to Order y Those Left Behind Us cayendo sobre el público como un tractor de destrucción musical (claro, en el mejor de los sentidos).

Luego, vino un acto indecoroso, también dicho en el mejor de los sentidos. Cargada de rock n roll , la banda española Lujuria puso a mover cabezas y a reír, gracias al ingenio del cantante Óscar Sancho y sus chistes cargados de humor sexual.

La banda sueca Sabaton cautivó a la mayoría de los presentes que asistieron al segundo día del festival. Pablo Montiel.
La banda sueca Sabaton cautivó a la mayoría de los presentes que asistieron al segundo día del festival. Pablo Montiel.

Lujuria, un monumento del metal español, tocó durante más de una hora, e interpretó temas como Carne de cañón , Cadena perpetua y Cae la máscara . “No hay noche más mágica que la que está viviendo Lujuria hoy en Costa Rica, junto a nuestros hermanos latinoamericanos”, expresó Sancho en medio de las canciones.

Entre bandas la espera se hizo larga, mientras el público hacía largas filas para comer, comprar bebidas o ir al baño, ya que la mayoría de baños requerían un pago previo para poderse utilizar durante el fin de semana.

Los asistentes no superan las 4.000 personas, y el festival terminará este domingo 8, con las presentaciones de grupos como Mayhem y Stratovarius. Al cierre de esta edición, la agrupación sueca Sabaton era la más concurrida y celebrada de la jornada.