Por: Melvin Molina 29 junio, 2014

El videoclip de la canción Thriller es el parteaguas en la forma en que la industria de la música hacía los videos para sus artistas. No en vano es considerado como el mejor de todos los tiempos por la cadena MTV, y es el más vendido, con nueve millones de copias.

La jacket roja de Jackson se convirtió en un ícono de la moda. Archivo
La jacket roja de Jackson se convirtió en un ícono de la moda. Archivo

El audiovisual tiene elementos que se confabularon para llevarlo al éxito; lo fundamental era que el Rey del Pop quería el mejor cortometraje que se hubiera hecho y así lo confesó en el documental de cómo se hizo Thriller .

A partir de ahí comenzó a reunir los elementos que ocupaba. Acudió al director de cine John Landis, interesado por lo que hizo en Un hombre lobo americano en Londres (1981), porque quería esa mezcla de terror y algo de humor del filme.

Juntos construyeron el guion y el resultado fue una historia extensa y mucho más larga comparándola con lo que el artista hizo con el videoclip de Beat It, exactamente de 13 minutos con 42 segundos.

En esta aventura de zombis y hombres lobo un joven (Michael Jackson) sale al cine junto a su novia, él le cuenta a su pareja (Ola Ray) que es diferente a otros chicos porque se transforma en hombre lobo a la luz de la Luna.

Incorporó al actor Vincent Price, conocido por su aparición en programas de terror. Él narra con voz de ultratumba unos pasajes que le dan un sello especial.

Las grabaciones de buena parte del trabajo se realizaron en Los Ángeles, Estados Unidos, en la madrugada. Eso no impidió que hordas de fans llegaran a buscar ver, aunque fuera de lejos, al ya idolatrado Michael Jackson.

El diario español El Mundo asegura que entre quienes también se dejaron ver por el set de grabaciones fueron Jacqueline Kennedy Onassis y Fred Astaire.

Su éxito es indiscutible para cualquiera en el siglo XXI, por eso cuesta creer que por poco y no se realiza porque la disquera de Michael Jackson no quería invertir los cerca de $500.000 que costaba la producción.

Para concretar el proyecto e intérprete de P. Y. T. recibió ayuda de Bob Pittman, responsable de la cadena MTV. Él propuso que grabaran un documental de cómo se grabaría Thriller y lo vendieran. La idea resultó y no solo se transformó en el video más largo de la historia en ese momento, sino que ayudó a que el disco Thriller tomara un segundo aire.

Un dato curioso que publicó el diario El Mundo, es que la discográfica Epic tan siquiera pensó en esta canción como un posible sencillo.

El videoclip tiene 183 millones de reproducciones en YouTube en el canal del artista.

Nelson Hoffman, creador y presentador del programa Hola Juventud , recordó que la canción se estrenó de forma simultánea en Costa Rica y en los Estados Unidos. Días antes se hablaba que sería un video impactante, añadió, pero el resultado superó toda expectativa.

“Fue muy profesional de parte de Michael Jackson, causó impacto y gustó mucho, pero debido a lo largo no se podía repetir entero. En ese momento recibíamos llamadas y cartas con solicitud de transmitirlo; no se tradujo (como ocurría con otros videos en el programa) porque era un nombre corto que daba a entender que era de algo de terror”, aseguró Hoffman.

Para Miguel Gómez, director de la película Italia 90 , Jackson mostró con ese videoclip que era un innovador al incluir en la producción efectos visuales que aún son dignos de ver y estudiar, en especial si se recuerda que en esa época todo se hacía de forma manual.

“Jackson influyó en otros artistas, cambió con su video la percepción de lo que se podía hacer. Siempre siguió innovando con otros videos como Black or White y Scream ”, mencionó Gómez.

Para Emmanuel Sotela, director de cine y televisión con especialidad en videoclips, Thriller es el referente para todos los que quieren dedicarse a hacer este tipo de trabajos. Agregó que al igual que la película Ciudadano Kane (1941) introdujo técnicas que se mantienen vigentes en el cine, este trabajo dirigido por Landis señaló un camino.

“Hoy en día los efectos visuales son mucho más reales, pero no se puede ocultar que fueron buenos efectos. Aún hoy Thriller es un videoclip que se ve bien hecho, sigue vigente en el lenguaje del video”, añadió Sotela.

Tal llegó a ser el impacto de este audiovisual que la Universidad de Harvard dedicó un curso para estudiar su alcance financiero.

Landis, según El Mundo, restó importancia a tanto estudio y resumió el éxito de forma sencilla: “Todo lo que pasó en Thriller ocurrió porque Michael se quería convertir en un monstruo”.