Esfuerzo premiado El segundo en la sucesión al trono entregó a Bon Jovi un reconocimiento por su labor en apoyo a quienes no tienen hogar

Por: Gloriana Corrales 28 noviembre, 2013

“Noches como esta solo ocurren una vez en la vida”, dijo la noche del martes el cantante Jon Bon Jovi. No es para menos, lo acompañaba en el escenario el príncipe Guillermo de Inglaterra.

Livin' on a Prayer fue el tema que puso a todos a bailar y a cantar en el Palacio de Kensington, donde el miembro de la familia real y la artista Taylor Swift acompañaron a Bon Jovi durante tres minutos.

El trío interpretó este clásico de la banda estadounidense al término de una gala en este palacio de Londres, residencia del príncipe.

La Gala Blanca de Invierno es un evento que se realizó para apoyar a la asociación Centrepoint, que ayuda a quienes no tienen techo y que cuenta con el patrocinio del segundo en la línea de sucesión al trono británico.

“Con una audiencia que pagó $80.000 la mesa para estar presentes, el show y la comida debían ser al menos exclusivos y diferentes. Por eso, Guillermo eligió la pomposidad del palacio de Kensington y un espectáculo que lo incluyera para motivar a los donantes”, apunta el diario El Clarín .

Bon Jovi comenzó la actuación solo con su guitarra, pero después se le unieron en el escenario Swift y el príncipe, ante los aplausos de los presentes.

El duque de Cambridge, vestido con traje y corbata negros, se atrevió con los coros en los estribillos, pero permaneció de pie siguiendo el ritmo de la música durante la mayor parte de la canción.

Después chocó los cinco con Swift, de 23 años y quien lucía un elegante y atrevido vestido de color crema con lentejuelas.

Filántropo. Bon Jovi recibió un reconocimiento de manos del príncipe. AFP
Filántropo. Bon Jovi recibió un reconocimiento de manos del príncipe. AFP

“La oportunidad de realizar un cambio puede durar toda una vida. Cada uno de vosotros tiene la oportunidad de realizar un cambio esta noche”, dijo Bon Jovi al público.

El príncipe Guillermo se tomó una noche de descanso en los cuidados de su bebé de cuatro meses, el príncipe Jorge, para asistir al acto y entregar a Bon Jovi un reconocimiento a su trabajo en la lucha contra la pobreza y la mejora de la vida de las personas sin hogar.

Bon Jovi fundó en el 2006 en Estados Unidos la asociación Soul Foundation, con la que intenta ayudar a los estadounidenses a salir de la pobreza brindándoles alimentación, formación y una vivienda accesible.

Por su parte, el príncipe Guillermo patrocina desde el 2005 Centrepoint, una organización que trabaja con jóvenes sin hogar de Londres y del noreste de Inglaterra. La presidenta original de esa fundación era la princesa Diana de Gales.