Filosofía. El piano le ha enseñado a Daniel Eras a vivir con disciplina y sensibilidad. No cambiaría su pasión por nada.

 28 marzo, 2015

Daniel Eras es joven pero no indeciso. Tuvo suerte porque encontró su vocación de muy niño y ha podido sacar provecho temprano de su precoz talento.

Decidido. Daniel Eras no puede imaginarse en ninguna otra profesión que no sea la interpretación del piano.Steve Jones para LN.
Decidido. Daniel Eras no puede imaginarse en ninguna otra profesión que no sea la interpretación del piano.Steve Jones para LN.

“Cuando era pequeño me iba a las tiendas de juguetes y con los tecladitos que había yo empezaba a jugar”, cuenta Eras, que ahora tiene 19 años y se ha consagrado a estudiar lo único que “lo mueve”: el piano.

El costarricense, radicado desde el 2013 en el estado de Minessota en Estados Unidos, ganó el fin de semana pasado dos prestigiosos concursos en la categoría de su edad e instrumento.

El primero, The Schubert Club , es una competición a nivel estatal y el segundo, el premio Music Teachers National Association (MTNA), otorga desde la década de los años 70 un reconocimiento a los más talentosos intérpretes del país.

En su repertorio, Eras tocó piezas de reconocidos compositores de diferentes estilos, como Serguéi Rajmáninov, Frédéric Chopin y Serguéi Prokófiev.

Los jurados de ambos premios premiaron a Eras con un incentivo académico que, según explicó el artista, servirán para financiar su educación superior después de graduarse del programa de Pre Conservatorio que imparte su internado en Estados Unidos, la Escuela Shattuck St. Mary’s.

La institución académica ofrece varios programas de formación artística y deportiva. En el caso del piano, tiene una alianza de educación con la Universidad de Minessota, que ofrece en su campus clases semanales para los estudiantes.

Esfuerzo. Daniel Eras ha dado fe de que tiene talento, pero sus éxitos también son producto de una cuota grande de trabajo .

Desde pequeño tuvo que ganarse el “derecho de piso”, como lo llama, y probar su compromiso con el piano. En Costa Rica, Eras alcanzó el nivel más avanzado que le proporcionó su maestro, Alexander Sklioutovski, director del Instituto Superior de Artes .

Al partir, el pianista adquirió un nuevo profesor, Alexander Braginsky , al lado de quien ha podido mejorar su técnica pianística y, además, aspirar a concursos como los que acaba de ganar.

Los concursos en que participó el pianista tico Daniel Eras solicitan, por intérprete, tres piezas de distintos estilos para presentar en vivo frente a un jurado. The Schubert Club solicita una obra virtuosa y otras dos selecciones de periodos específicos. Eras escogió para la primera el Estudio No. 5 del Opus 39 de Rajmáninov, una melodía apasionada y turbulenta que requiere de una fuerte interpretación. Las otras piezas que interpretó fueron la composición romántica Fantasía para piano de Chopin y la Suite de Danzas Criollas del argentino Alberto Ginastera. El joven pianista dice haberse sentido más cómodo tocando a Ginastera, aún cuando considera a Chopin su compositor favorito. Para su participación en Music Teachers National Association, Eras sustituyó a Rajmáninov por tres piezas de la Suite para piano de Romeo y Julieta , de Prokófiev. Eras espera presentar la Suite de diez piezas completa en un concurso el próximo año en Japón.