Grupo cotizado. En los años 60 apareció un grupo de élite de la música popular

 11 mayo, 2014

En Costa Rica, desde los años 60, el Colegio Saint Francis era la institución más destacada en el nivel de educación media; no solo interesaba su calidad académica: también marcaba la pauta en las actividades deportivas y sociales. Ubicado en Moravia, este colegio privado tuvo la sabia decisión de becar a estudiantes de escasos recursos económicos que brillaban en aspectos académicos y deportivos.

Foto del conjunto (desde la izq.): Lalo Rojas, Ernesto Echandi, Fernando Echandi, Fernando López y Rodrigo Blanco; al centro: Dinia María.
Foto del conjunto (desde la izq.): Lalo Rojas, Ernesto Echandi, Fernando Echandi, Fernando López y Rodrigo Blanco; al centro: Dinia María.

Del colegio Saint Francis salieron figuras que sobresalieron en el futbol nacional: Rodolfo y Eduardo Umaña en el Deportivo Saprissa; Errol y Floyd Daniels en la Liga Deportiva Alajuelense, y Víctor Manuel Ruiz en ambos equipos. Alfredo Arce, alumno de ese colegio, destacó en el Orión y en la Selección Juvenil de Futbol de 1961, bajo la conducción del técnico René Álvarez.

Un órgano para un joven. La capilla del Colegio Saint Francis tenía un órgano Hammond para tocar únicamente música sacra. Uno de sus alumnos, Fernando Echandi, comenzó a utilizarlo para recrear la música de moda, sobre todo la que tocaban el panameño Lucho Azcárraga y el tico Paco Navarrete. Corrían los primeros años de la década de 1960, y la juventud abandonaba el bolero para probar ritmos más movidos.

Dado que el joven Echandi no cedía en su empeño de tocar el órgano, los padres franciscanos trasladaron el órgano de la capilla a otra habitación, donde el muchacho diera rienda suelta a su vocación.

La sabia decisión de las autoridades rindió sus frutos pues otros estudiantes se acercaron a Echandi y comenzaron a tocar varios instrumentos, como la batería, las congas y el güiro. Practicaban en los recreos y después pasaron a tocar en las ferias estudiantiles de los colegios Lincoln, Sion y Saint Claire, sin pago alguno, solo por la comida. Eran tiempos felices.

Nace un grupo musical. En 1965 se graduó la generación que había propiciado la aparición del conjunto Saint Francis, y el grupo ya tenía una apreciable demanda en fiestas privadas. La mayor parte de los estudiantes siguieron carreras universitarias, lo que obligó a Echandi a buscar nuevos músicos para su agrupación.

El primero en aparecer fue el guitarrista Kalay Murillo, acompañado de una bella joven guadalupana llamada Dinia María, quien cantaba bastante bien con solo quince años.

Kalay Murillo también era cantante, pero dejó el grupo luego de ausentarse de una gira a Golfito. Lo sustituyó un intérprete llamado Frank León, quien después se fue a Puerto Rico. Dinia María pasó a ocupar los primeros planos pues, además de esbelta y dueña de una excelente voz, era la modelo de la Cervecería Costa Rica para la publicidad de “La Rubia Pilsen”: ¡menudo apoyo comercial para el grupo!

El conjunto se reforzó con el baterista Francisco Guerrero, quien había preparado a Ernesto Echandi antes de marcharse a estudiar a España. Jorge Quesada llegó a tocar ritmos. Del trío Alma de América llegó Lalo Rojas como guitarrista y cantante.

A partir de ese momento, el Conjunto San Francis (ya no "Saint") pasó a tocar en los sitios más exclusivos de San José y provincias. Esos fueron los años del Club Unión, Tennis y Country Club, El Ateneo y el Salón Señorial, entre otros.

Con la llegada de Lalo Rojas, el grupo evolucionó hacia un plano más profesional. Por iniciativa de Lalo, se planteó la necesidad de contratar a un bajista pues, al reducir el volumen del acompañamiento para dar salida a los cantantes, se perdía el bajo con el respectivo perjuicio para los bailadores. La oportunidad nació de la forma más inesperada.

Un asalto bancario. En el San José de aquellos años, lo menos esperado era un asalto a mano armada en un banco, pero esto se produjo en el Banco de Costa Rica del paseo de los Estudiantes, y un hombre que intentó frustrar el asalto resultó herido. El héroe era Rodrigo Blanco, un bajista que tocaba y cantaba en la Boîte Europa. La noticia estremeció al país, pero Lalo Rojas y Fernando Echandi fueron hasta el hospital donde convalecía Blanco para incorporarlo al Conjunto San Francis.

Para esos años, el grupo tenía tres cantantes: Dinia María para las cumbias y canciones románticas; Lalo Rojas para la música tropical, y Rodrigo Blanco para las piezas variadas. El conjunto tenía contratos para cinco o seis meses y actuaba en las residencias de las familias más distinguidas de San José. Además, los salarios que pagaba Echandi a sus empleados eran los más altos del mercado.

Por este incentivo, llegaron voces de primer nivel, como Rony Soto y Marcos Torres, quienes habían hecho carrera en el popular conjunto de Solón Sirias y su Tinaja Brass. Durante trece años, el Conjunto San Francis fue la agrupación exclusiva del Club Unión, para lo cual adaptaron tangos y pasodobles en la voz de Dinia María.

El conjunto se sostuvo hasta 1983, cuando Fernando Echandi se llevó el nombre de la agrupación a Los Ángeles, California, donde abrió La Casa de Fernando. Allí recibió la ayuda del cantante nacional Rafa Pérez para abrirse campo en los Estados Unidos. Los cantantes Antonio Zavala y Arturo Campos, ya fallecidos, cantaron con el Conjunto San Francis en su etapa norteamericana.

Fernando Echandi vive hoy en San José, en el residencial La Colina. Es testigo de aquellos años, cuando Los Álamos, Taboga, Paco Navarrete, Solón Sirias y el Conjunto San Francis dominaban la escena de la música nacional.