III Concierto de Temporada de la OSN en memoria de Agustín Cullell

 24 abril
Invitado. James Judd fue quien dirigió a la OSN. Jeffrey Zamora
Invitado. James Judd fue quien dirigió a la OSN. Jeffrey Zamora

Nuevamente, la Sinfónica Nacional manifiesta dotes notables en un programa de alta tensión artística compuesto por dos de los grandes poemas sinfónicos de Richard Strauss: Don Juan y Till Eulenspiegel .

Así mismo, el concierto del viernes pasado mostró también un trabajo acucioso e inspirado de parte del director invitado, el británico James Judd, quién logró que la orquesta superara muchas de las enormes dificultades técnicas e intrincados pasajes del Don Juan pero sin alcanzar, no obstante, el punto en el que la densidad de esta partitura trasciende hacia un discurso musical claro, coherente y expresivo.

Desde cada atril de la orquesta podría pensarse que el reto de esta obra se supera si cada músico toca correctamente la parte que le corresponde y todos tocan juntos. Pero no es así, la pieza contiene una cantidad enorme de temas que se presentan completos o fragmentados en rapidísima sucesión o incluso superpuestos en distintos planos sonoros.

Don Juan está caracterizado por rasgos diferentes: pasión insaciable, sensualidad, idealismo e incluso nobleza; además, todos sus intentos por conseguir a la mujer ideal a través de la seducción, así como la consiguiente frustración ante el fracaso, están acompañados por una referencia musical. Zerlina, la Condesa, doña Ana, todas tienen un tema aquí, incluso hay un alegre baile de máscaras del que Don Juan huye a la carrera al ser descubierto.

Alguien podría decir, con justa razón, que escuchar todo esto es imposible sobre todo si se trata de la primera audición.

Sin embargo, cada oyente debería poder al menos intuir los contrastes y presentir arrebatos y decepciones del protagonista, los que finalmente lo conducen a la perdición en el tenebroso final de la obra.

También, la administración de la orquesta podría haber contribuido a la comprensión incluyendo en el programa una traducción de los fragmentos del poeta Nicholas Lenau –apenas cinco párrafos– que acompañan la partitura.

Con respecto al Till Eulenspiegel el resultado fue sobresaliente. Una versión fluida y transparente de la obra, casi tan difícil como la anterior, permitió el goce inmediato de las travesuras de ese personaje picaresco del siglo XVI, al que la literatura confiere un carácter heroico y Strauss un dejo autobiográfico.

Entre los puntos destacables están sin duda las participaciones solísticas del cornista principal Luis Murillo en el Till , así como el exquisito solo del oboista Jorge Rodríguez en Don Juan .

La interpretación del Concierto no. 21 , por parte de la pianista Simone Dinnerstein, obtuvo una aprobación entusiasta por parte del público que yo no comparto del todo.

Me pareció que una técnica algo tensa no le permitió obtener un buen rendimiento del Fazioli de la Sinfónica en esta obra ni tampoco en la conocida Marcha Turca de la Sonata K. 331 del mismo autor, que hizo servir como bis. Aunque, sin embargo, debo reconocer un fraseo elegante y emotivo en el famoso Andante del concierto .

Por casualidad o intervención del destino, la Sinfonía No. 8 (Inconclusa) de Franz Schubert ya figuraba como obra central del programa cuando se recibió la noticia de la muerte de Agustin Cullell Teixidó, quién dirigió la Sinfónica Nacional con acierto y dedicación a inicios de los 80 y a cuya memoria se dedicó el concierto.

Reconocimiento tardío para quién se desvivió por mantener viva la institución en uno de los momentos más difíciles de su historia, cuando se tuvo que recurrir a toda una generación de jóvenes para reemplazar apresuradamente a la mayoría de los integrantes, que abandonaron el país cuando sus salarios perdieron valor debido a la crisis económica.

Pues bien, esta sinfonía, que ya de por sí tiene carácter dramático y en muchos casos se utiliza en ceremonias de recordación, era una de las obras favoritas de Cullell; con ella, muchos recordaremos sus magníficas enseñanzas.

Ficha técnica

Teatro Nacional: Orquesta Sinfónica Nacional III Concierto de Temporada 2017

Director invitado: James Judd

Artista invitado: Simone Dinnerstein, pianista

Obras: de Mozart, Schubert y Richard Strauss

Función: Viernes 21 de abril, 8:00 p. m.