Sergio Araya ha dedicado su trabajo a promocionar a los artistas nacionales, sus proyectos y sus obras

Por: Jessica Rojas Ch. 4 julio

Cheko Araya es una figura incansable, trabajadora y perseverante. Es muy conocido en el medio musical tico porque se le ve en conciertos públicos y privados de un lado para otro cargando una cámara de video y un micrófono, siempre listos para que las voces costarricenses resuenen.

Su nombre de pila es Sergio, pero al periodista y productor los artistas criollos lo reconocen por su mote. Cheko y su programa En otro prisma están prontos a cumplir 15 años de trabajar por la difusión del arte y la música nacional.

Durante muchos años se le vio a Cheko Araya asistir a las coberturas de conciertos nacionales e internacionales con sus inseparables camiseta futbolera, cámara de video y micrófono.Foto: Rafael Murillo.
Durante muchos años se le vio a Cheko Araya asistir a las coberturas de conciertos nacionales e internacionales con sus inseparables camiseta futbolera, cámara de video y micrófono.Foto: Rafael Murillo.

Ha pasado por varios medios de comunicación y ha probado ya diferentes plataformas para que su programa llegue al público; sin embargo, al llegar a la adolescencia, En otro prisma se dejó encantar por la era digital y pronto estrenará una nueva temporada en sus diferentes redes sociales.

Para sus 15, Cheko prepara un fiestón que tendrá como grandes invitados a sus amigos. El evento será el 12 de octubre en el Jazz Café, San Pedro. “Los artistas van a interpretar una lista de canciones que son la ‘banda sonora de En otro prisma ’. Es la música que ha representado al programa durante todos estos años”, afirmó.

Paso constante. “Fue por influencia de mis hermanos que comencé a escuchar música. A finales de los años 80 llegó también algo del rock latinoamericano a las emisoras de radio como Fabulosa y, como eran canciones en español me fui identificando con varios grupos y artistas. Entendía lo que me decían y sentía cierta cercanía con Caifanes, Neón (de México), Charly García, Soda Stereo, Alux Nahual y Enanitos Verdes, entre otros grandes”, recordó el comunicador.

“Siendo muy carajillo me colaba en conciertos con mi hermano y mi primo y poco a poco también fui aprendiendo de la música costarricense. Escuchaba Café con Leche, Modelo para armar, Puntos suspensivos, Índigo y yo decía qué chivas esas bandas”, afirmó.

Cheko guarda como si fuera un tesoro las acreditaciones de los diferentes eventos que ha cubierto en su trabajo. Foto: Rafael Murillo.
Cheko guarda como si fuera un tesoro las acreditaciones de los diferentes eventos que ha cubierto en su trabajo. Foto: Rafael Murillo.

A partir de ese momento, Cheko supo que quería hacer algo relacionado con la música, pero no tenía muy claro qué. Su padre fue quien le recomendó que estudiara periodismo a pesar de que el propio Cheko no sabía si estaba totalmente seguro de decantarse por esta profesión.

Después de que se graduó, su interés como seguidor pasó a otro plano. Se le ocurrió una idea: hacer un programa en el cual la obra sonora tica fuera la protagonista. Quería programar videos, canciones, hacer entrevistas y que sus invitados interpretaran sus éxitos durante la transmisión.

Tocó varias puertas, pero por su nula experiencia casi todas se le cerraron hasta que llegó a su vida Radio U (101.9 FM).

Durante tres años En otro prisma se escuchó por la radio. Tal fue el éxito y el buen recibimiento del público que a Cheko le llegó la oportunidad de pasar a la televisión donde se transmitió por canales de UHF y también por el desaparecido canal IQ.

Cheko siempre ha estado al pie del cañón apoyando al gremio nacional. Su intención es llegar a más años sirviendo como puente de difusión entre el público y las nuevas propuestas de la escena de Costa Rica.

Seguirá insistiendo en ser escenario para los consolidados y una vitrina para desarrollar opinión respecto a la calidad de la obra nacional.

En otro prisma cumple 15 años y lo celebrará acompañado de sus seguidores y de quienes alimentan su trabajo.

Etiquetado como: