La banda puertorriqueña presentó su gira ‘Multi Viral’ en Costa Rica, ante miles de ticos que brincaron y cantaron a todo pulmón, contagiados por su música y sus rimas contagiosas

Por: Melvin Molina 17 mayo, 2014

Hasta las entrañas de los ticos llegó el virus en forma de música y letras contagiosas, que la banda puertorriqueña Calle 13 espació, la noche del sábado, en el Centro de Eventos Pedregal, en Belén.

Gargantas hinchadas por corear las ingeniosas creaciones de René Pérez, Residente, mientras algunos se las ingeniaban para brincar o mover sus brazos.

Esa fue la norma entre los miles de fans que acudieron a la presentación de la gira Multi Viral .

La descarga infecciosa comenzó a las 8:27 a. m., cuando la banda dio forma a los primeros acordes de Fiesta de locos . De ahí en adelante quedó claro que aquello sería un bacanal.

La euforia de los fans era imposible de ocultar, sus ojos brillaban mientras de memoria interpretaban a coro El baile de los pobres , seguido de El aguante , primero de los temas de la noche extraído de su disco Multi_Viral .

La sonrisa de Residente no se apartó de su rostro, aunque era aún más intensa en temas como Besos de desayuno y ni qué decir cuando compartió Ojos color sol .

En contacto. La música era el mejor canal de comunicación entre Pérez y los ticos.

Pero también se tomó su tiempo para saludar, rubricarles un “pura vida maes”, que siempre es fórmula segura para que la euforia suba aún más. La fiesta se intensificó aún más en temas como Cumbia de los aburridos , La perla o el Tango del pecado .

Pero él también sabe ponerse filosófico, retador. Por eso, le preguntó a su público si estaba haciendo en la vida lo que lo hace verdaderamente feliz.

“Están haciendo en sus vidas lo que les gusta; hay que hacer lo que nos gusta, no podemos morir haciendo lo que no nos gusta; tenemos que vivir haciendo lo que nos gusta siempre”, añadió el cantante, para luego moldear La vuelta al mundo .

Con cerveza en mano, o alguna otra de las muchas bebidas alcohólica que abundaron, el público se puso aún más entusiasmado.

Algunas jovencitas no se cansaron de expresarle su cariño a Pérez con un montón de frases trilladas.

Cada quien llevó la fiesta a su manera; los más interesados en cantar fuertísimo canciones como Calma pueblo hicieron hasta lo imposible por estar lo más cerca de la tarima.

También hay quienes no desaprovecharon para estar un poco más lejos y dejar que la marihuana ayudara a vivir más intensamente una fiesta que tuvo como testigo de lujo una luna imponente que apareció desde el este.

Algunos más privilegiados cantaron Pal norte y Multi Viral dentro de un toldo de una marca de bebidas alcohólicas, muy al estilo de las tradicionales fiestas palmareñas.

Los minutos son crueles con quienes aguardaron con paciencia el concierto de Calle 13, la música fluyó cual manantial de agua fresca y aparecieron otros clásicos de la banda como Latinoamérica . Ileana Cabra aprovechó este tema, uno de los más políticos y sociales de la banda, para lucir su voz penetrante y seductora.

Al cierre de edición la banda seguía sobre el escenario, con miles de fans enfiestados y con ganas de bailar en Belén.

Previo al show de Calle 13 desfilaron por el escenario los grupos costarricenses La Milixia, Los Ajenos y Sonámbulo; los tres con una buena recepción del público.