El concierto también incluyó la participación de las agrupaciones Megadeth y los costarricenses de Sight of Emptiness

Por: Carolina Ruiz Vega 22 octubre, 2013
Bastó con que el telón negro subiera para que comenzara a sentirse la euforia del público metalero
Bastó con que el telón negro subiera para que comenzara a sentirse la euforia del público metalero

La legendaria agrupación británica Black Sabbath recién concluyó su primer concierto en Costa Rica en sus más de 40 años de existencia.

La presentación incluyó 16 canciones y un solo de batería por parte de Tommy Clufetos.

Los veteranos dieron una muestra de clásicos como Dirty Woman y el tema Black Sabbath, que fue uno de los que generó más conmoción, aunque en acogida sin lugar a dudas la pieza mejor recibida fue Iron Man, coreada por el eufórico público.

En el aforo se hizo sentir la presencia de asistentes de países vecinos, que aprovecharon la visita de Sabbath a Costa Rica como única presentación en Centroamérica.

En el show se escucharon también temas como Fairies Wear Boots, Rat Salad y God is Dead?, una de las dos canciones que el grupo incluyó pertenecientes a su más reciente álbum, titulado 13 y lanzado este mismo año.

La presentación terminó con un gran clásico: Children of the Grave y un encore en el que se escuchó Paranoid, otro favorito del público.

Costa Rica finalmente tuvo a Black Sabbath y el cuarteto respondió con todo el peso que lleva sobre sus hombros.