Bernardo Quesada se fue hace cinco años a vivir a México para darse una última oportunidad como artista. Hoy ve sus sueños cumplidos al ser uno prolífico compositor, arreglista, músico y cantante.

Por: Jessica Rojas Ch. 13 septiembre

De Purral de Guadalupe a conquistar México y próximamente –por tercera vez– el Teatro Popular Melico Salazar con su música. El compositor, arreglista, director y cantante costarricense Bernardo Quesada vendrá al país a presentar, con un gran concierto, su nuevo disco, Más de lo que imaginé (que estrena en plataformas digitales este 15 de setiembre).

Hace cinco años, el artista se fue de Costa Rica a forjar carrera en tierras aztecas. Ya tenía un camino recorrido, amigos, conocidos y colegas que esperaban por él para aprovechar y compartir su talento, pero Quesada asegura que, a pesar de su currículum, llegó a México con su vida en dos maletas y $200 que le regaló su hermano.

“Ahora ando por las calles de México con una maleta cargada de partituras, un esmoquin de segunda mano que me costó $150 y una batuta. Me llaman el maestro Quesada y yo me lo creo”, comentó entre risas el compositor durante una entrevista que realizamos acogidos por la arquitectura del teatro Melico Salazar.

Bernardo Quesada está radicado en México desde abril del 2012.
Bernardo Quesada está radicado en México desde abril del 2012.

Durante una mañana tuvimos la oportunidad de sentarnos en las butacas que quisiéramos, de caminar a solas por los pasillos históricos del recinto e incluso, de pararnos sobre el escenario con el cantante, algo que pocos tienen el privilegio de hacer. Pero para Bernardo, el Melico es como su casa.

“La primera vez que estuve aquí como artista tenía unos 11 o 12 años. Me paré en esa fosa como músico de la Orquesta Sinfónica Juvenil y después de eso la relación ha sido íntima”, explicó. El concierto que ofrecerá Bernardo se llevará a cabo el 27 de octubre a las 8 p. m. Las entradas estarán a la venta en los próximos días.

"Fue un trabajo muy lindo", expresó Quesada de este proyecto en el que cuenta con la colaboración de grandes letristas internacionales.

Un renacer propio. Más de lo que imaginé significa el primer trabajo completo hecho por él y para él desde que llegó a México ; antes había grabado Más allá del tiempo en el cual trabajó con los músicos Édgar Oceransky, Rodrigo Rojas y Adrián Gil.

En los créditos destacan nombres como Santiago Cruz, Pedro Guerra, Adrián Gil, Alberto Plaza, Carlos Palacio, Victorina Mayer, Rodrigo Macías, Édgar Oceransky y, por supuesto, Bernardo Quesada.

La sorpresa del material llegó cierto día tras casi tres años de silencio artístico, el disco no fue antojadizo, nació en el momento justo.

“En cuanto a trabajo, hacía lo que me daba la gana, el punto es que no tenía qué hacer para mí. Llegué allá escribiendo un par de canciones, pero después tuve un silencio creativo de casi tres años, no se me ocurría nada. Eso sí, hacía arreglos, orquestaciones, discos de big band , discos para Fulano, Sutano y Perencejo, música para películas; pero la canción para mí, para pararme en un escenario a cantar no llegaba”, recordó.

¿Y cómo fue el proceso para retomar la inspiración?

Complicado. Sentía que me repetía mucho, soy muy autocrítico y pensaba que lo que escribía no tenía trascendencia e importancia. Recordé algo que una vez me dijo Rubén Blades: “Párese en un lugar diferente y dígame qué es lo que ve”.

¿Desde qué lugar se paró para ver las cosas diferentes?

Hubo una historia de amor que me motivó, pero más que de amor a una persona fue a reecontrarme y a reecontrarme con el amor mismo. Fue linda la historia, terminó pronto pero fue intensa, me dio para escribir un montón de canciones.

Como en casa. Esta es la tercera vez que Bernardo Quesada cante en el Teatro Melico Salazar. Jeffrey Zamora.
Como en casa. Esta es la tercera vez que Bernardo Quesada cante en el Teatro Melico Salazar. Jeffrey Zamora.

¿Valió la pena ese silencio?

¡Por supuesto que valió la pena! No me arrepiento, estoy muy feliz de que eso sucediera.

Cuando la inspiración llegó se encontró con un amplio material en sus manos, pero sentía que estaba incompleto. Fue cuando recordó una anécdota que vivió con su hija lo que le hizo ver con claridad qué era lo que le faltaba a su obra.

La niña (de ahora 15 años) vive fuera del país con su madre y el esposo de ella. “Estaba muy pequeñita, vino de visita. Hizo el intento de refererirse al esposo de su mamá e iba a decirle papito. Se detuvo en medio de la palabra y yo no pude comprender cómo una niña de su edad podía sentir ese estrés. En su corazón entramos yo, su papito, su abuelo y sus tíos”, explicó .

Así las cosas, Bernardo decidió darle una paternidad compartida a sus otras hijas. Según el costarricense, tenía melodías que necesitaban personalidad, un rumbo, una cara; habló con otros papás y todos contestaron que sí.

¿Cómo considera este disco?

Es el más importante de mi carrera.

Pero todos los artistas dicen lo mismo de su última producción...

Todo el mundo dice eso porque son pequeñas conquistas. Puedo decir que la canción más importante y bella que he escrito en mi vida es Fuiste más de lo que imaginé , a nivel poético y de texto estoy muy orgulloso de ella. A nivel musical es el trabajo más serio, mejor producido y con los mejores músicos que he trabajado.

En ese sentido, el trabajo instrumental cuenta con la participación de Carlomagno Araya (baterías), el argentino Guillermo Vadalá (bajo), Gerardo Ramírez, Ricardo Ramírez, entre otros.

Una prueba, un sueño. “Estaba deprimido, decepcionado del resultado de mi trabajo. Cuando me fui a vivir a México fue para darme una última oportunidad porque estaba convencido de que mi trabajo no tenía ninguna trascendencia”, con esas palabras explicó Bernardo su decisión de irse.

México le abrió las puertas a realizar un disco de big band , hacer los arreglos y las orquestaciones para los conciertos de 60 aniversario de la Sonora Santanera, trabajar constantemente con Édgar Oceransky, producir y componer para otros artistas, hasta hace jingles para anuncios, canta en solitario.

“En Costa Rica tenemos la bendición de que trocamos soldados por músicos. En este país, desde 1948, en vez de un muchacho con un rifle al hombro, hay un muchacho con una guitarra en sus manos. Hay una cantidad enorme de artistas y muy pocas oportunidades; entonces nos repetimos”, aseguró.

Sin embargo, sanadas las heridas y superadas las pruebas personales, Quesada vuelve al país para estrenar en casa su reciente trabajo.

“Cada Melico que me echo al hombro es un título, es poner un pin en ese mapa de mis conquistas, de mis anhelos. Si yo no soy capaz de hacerle frente a este teatro con ilusión y con el apoyo de la gente que me estima, no voy a ser capaz de hacerlo en un Auditorio Nacional de México. Uno comienza en casa, igual que la educación familiar”, afirmó el cantautor.

Sobre el espectáculo

El concierto de presentación del disco de Bernardo Quesada Más de lo que imaginé será en el Teatro Popular Melico Salazar, en San José, el 27 de octubre a las 8 p. m. Las entradas estarán a la venta en las próximas semanas.

Nota del editor: Se eliminó una cita de Quesada consignada erróneamente (14/9/2017, 9:41 a. m.).