25 octubre, 2014
Benjamín Gutiérrez, compositor costarricense, pianista, profesor pensionado y Premio Magón.
Benjamín Gutiérrez, compositor costarricense, pianista, profesor pensionado y Premio Magón.

Por Melvin Molina

Benjamín Gutiérrez

Compositor

¿Cuál es la emoción que experimenta ante esta iniciativa de grabar parte de su música?

Me emociona en el sentido nacional, no nacionalismo. Creo, como dijo Octavio Paz , que lo que hay en el mundo son hombres y su entorno. Sé que esta grabación va a beneficiar a los directores nacionales.

¿Por qué cree que aún su música continúa vigente?

Este fenómeno es producto de algunos músicos que siguen tocando mi música. El objetivo del compositor es el buen gusto, que hagamos las cosas bien y eso es garantía del éxito. Pero, entendiendo que el dinero no representa nunca lo que es el éxito.

Con obras tan variadas, ¿cómo se define como compositor?

Soy un compositor de óperas, así comencé con Marianela (1957, tenía 20 años). Todo lo que están tocando pertenece a alguna de mis óperas.

¿Cuáles son sus óperas?

Marianela , El pájaro del crepúsculo , El regalo de Los Reyes o Las Dos Evas (1985), Fuego y sombra de Federico García Lorca (1986, libreto de Lil Picado ) y La última hoja (en desarrollo) que se puede interpretar que será mi última obra.

Con toda su experiencia de décadas, ¿cómo define ahora a la composición?

La composición es un sacerdocio, es un destino.

¿Cuánto tiempo lleva esperando por un proyecto como este?

Alberto Ginastera (compositor con quien se preparó, en la década de 1960) me dijo que tendría que esperar unos 60 años mientras las generaciones de músicos cambiaban para que aceptaran el trabajo que yo estaba haciendo.

¿Qué le queda pendiente de alcanzar?

El tiempo que no existe. Si sigo motivado con la creación de música, puedo tener proyectos para los próximos 20 años. No es soberbia, es más bien un agradecimiento.

¿Tiene una obra predilecta?

Sería como hablar de los hijos. Todas las composiciones son hijas del espíritu y decir que tal es superior a otra me traicionaría... (reflexiona).

Creo que la ópera Marianela tiene algo especial, porque me hizo dejar mi carrera de pianista para sumergirme en el mundo de la composición.