Saturno Devorando vuelve con una presentación en Baúl Blanco y promesa de un nuevo disco

Por: Fernando Chaves Espinach 30 enero, 2015

Saturno Devorando, un dúo enamorado del ruido y las texturas del sonido, volverá a dar un concierto tras una pausa de casi dos años. Ronald Bustamante y Fiamma Aleotti se reunirán esta noche en el Baúl Blanco , ubicado en el barrio Los Profesores de San Pedro.

A las 7 p. m. comenzará con la proyección del documental Beautiful Noise (2012), sobre la escena shoegaze inglesa, seguido por una selección musical de Daniel Ortuño.

En el concierto, a las 9 p. m., Saturno Devorando repasará la música de su primer EP , Sans Soleil . Editado en el 2013, el disco incluía siete canciones –dos de ellas, covers – en las cuales desarrollaban su interés por el ruido, el shoegaze , el trip hop y otros sonidos.

En esta ocasión, según Bustamante, será oportunidad para apreciar el camino de un nuevo disco que esperan grabar antes de marzo. “Hasta ahora, hemos hecho dos piezas completas y hemos trabajado en varias que están en proceso de composición”, detalla el músico.

A diferencia de otros proyectos personales, orientados al noise y la improvisación, en Saturno Devorando buscan estructuras definidas en canciones, con letras en inglés, francés e italiano de Aleotti.

La intérprete estuvo fuera del país por dos años, y las nuevas canciones hablan de sus impresiones sobre esa experiencia.

Historia. El documental Beautiful Noise , que precede al concierto, fue un proyecto financiado por crowdfunding que rescató la difusa memoria de las bandas pioneras del shoegaze en Inglaterra, a través de la historia de algunas bandas como My Bloody Valentine, Cocteau Twins, The Jesus and Mary Chain y Ride.

“Es interesante porque, a pesar de que ha influenciado a un montón de músicos actuales, nunca tuvo gran éxito en el momento en el que sucedió”, explica Bustamante. “No vendieron tantos discos, la prensa inglesa no los trataba muy bien y, cuando surgió el brit pop (a mediados de los años 90), se fue hundiendo”, explica.

“Muchos de los músicos participaron en otros proyectos como Massive Attack, Primal Scream y otras cosas muy diferentes”, recuerda Bustamante.

Algunas de las bandas han vuelto a grabar álbumes (My Bloody Valentine) y a ofrecer conciertos (Slowdive), y su influencia se aprecia en proyectos contemporáneos.