Este sábado 11 de abril, la Orquesta Filarmónica de Costa Rica repasará lo mejor de sus tributos a la música popular en el concierto de inauguración del Anfiteatro Coca-Cola, en el antiguo Autódromo La Guácima, en Alajuela.

Por: Alessandro Solís Lerici 10 abril, 2015

Durante los últimos años, gran parte de la labor de la Orquesta Filarmónica de Costa Rica se ha concentrado en acercar al público a los teatros y enamorarlo por medio de sendos homenajes a algunos de los más memorables artistas, géneros y épocas de la música popular de las últimas seis décadas.

Con sus acabados finos en materia de arreglos e instrumentalización, y con el uso de reconocidas y versátiles voces de la música costarricense, la agrupación liderada por el director Marvin Araya se ha convertido en uno de los nombres más concurridos de la escena musical costarricense.

Estos espectáculos en los que la Filarmónica homenajea la música popular generalmente se pueden disfrutar en los principales teatros del país, en los que la orquesta se siente en casa y el público es capaz de tener una experiencia bondadosa.

Sin embargo, ha llegado la hora de que estos shows abarquen audiencias más frondosas, en un aforo en donde sea posible potenciar todos esos elementos que hacen sus conciertos de la agrupación momentos perennes en la memoria del público.

La Orquesta Filarmónica fue elegida por la empresa Bliss Entertainment (operadora del naciente Parque Viva, en el antiguo Autódromo La Guácima, en Alajuela) como la encargada de cortar oficialmente el cintillo del Anfiteatro Coca-Cola, la nueva casa para espectáculos musicales que estrenará este fin de semana en ese centro de entretenimiento.

Las proyecciones audiovisuales del espectáculo de la Orquesta Filarmónica son impresionantes. / Fotografía: Jorge Navarro.
Las proyecciones audiovisuales del espectáculo de la Orquesta Filarmónica son impresionantes. / Fotografía: Jorge Navarro.

Mañana, sábado 11 de abril, a las 8 p. m., Araya y su equipo de trabajo le darán la bienvenida a miles de personas que nunca antes han presenciado en Costa Rica un escenario de esas proporciones, que fuera diseñado exclusivamente con el propósito de albergar conciertos de toda índole, con las condiciones actuales del mercado internacional.

Más que merecida y oportuna resulta la selección de la Filarmónica como inauguradora del inmueble, pues es evidente el apego del público para con sus homenajes a la música popular, los que llevó a la agrupación a intentar recoger lo mejor de esos repertorios para presentar este fin de semana una suerte de ‘grandes éxitos’ de sus conciertos.

Variado. Este greatest hits de la Orquesta Filarmónica de Costa Rica es un regalo para los románticos y nostálgicos que disfrutan de la música de antaño sin restricciones de género o época.

Eso sustenta el hecho de que en un mismo espectáculo tengan la oportunidad de compartir composiciones de Los Beatles y de Juan Luis Guerra, por ejemplo.

Quienes asistan este sábado al Parque Viva tendrán que ir preparados: será un espectáculo que superará las dos horas de duración, cuya gama de posibles sorpresas tendrá al público al filo de sus butacas entre canción y canción. “¿Con qué saldrán ahora?”, se preguntarán los asistentes.

Las opciones sobran, realmente: ya sea el sentido homenaje que la Filarmónica ha hecho con la música de Michael Jackson, o un poco de la música denominada como “plancha” o incluso algo de Back to the 80’s , el espectáculo que la agrupación estrenará el próximo fin de semana en el Melico Salazar; todo es posible.

Araya confirmó que el espectáculo será muy similar al que disfrutaron empleados, anunciantes y amigos de Grupo Nación (propietario del Parque Viva) a finales de marzo, durante un concierto privado que el conjunto ofreció para conmemorar en familia el nacimiento del Anfiteatro Coca-Cola.

Así se ven los conciertos en el Parque Viva desde la mesa central de sonido. / Fotografía: Jorge Navaro.
Así se ven los conciertos en el Parque Viva desde la mesa central de sonido. / Fotografía: Jorge Navaro.

Esa noche, la orquesta ofreció un concierto de 22 canciones en el que participaron cantantes como Kurt Dyer, Eduardo Quesada, Charlene Stewart, Pablo Bogarín, Asdrúbal Morales y Ana María Roldán, entre otros, además de agrupaciones invitadas, como Marfil y Madera Nueva.

Según Araya, el anfiteatro cuenta con todas las comodidades necesarias para que la Filarmónica pueda dar un espectáculo de primera calidad y que incluso sea capaz de acomodar en el ensamble a más músicos y cantantes sin que ello implique pánicos apocalípticos a la hora de realizar el montaje del show.

“Poder hacer conciertos como queremos es gracias a las instalaciones (del anfiteatro), donde podemos tener a Madera Nueva y a la Filarmónica, y todo es seguido”, comentó Araya. “Como hay suficiente espacio podemos acomodar todo. Se amplificó la versatilidad de la Filarmónica gracias a la capacidad del lugar para hacer conciertos sin tener que hacer grandes modificaciones porque el espacio permite tener acomodado todo de antemano”.

El concierto forma parte de la serie de actividades de la plataforma Viví la Música.

Vea el especial del Parque Viva aquí.