Ariana Grande irrumpió en la música en el 2013, luego de haber pasado por la actuación, y a sus 21 años se prepara para lanzar uno de los discos con mayor expectativa del año.

Por: Alessandro Solís Lerici 5 agosto, 2014
Ariana Grande. / Fotografía: Cortesía de Universal Music.
Ariana Grande. / Fotografía: Cortesía de Universal Music.

Casi que en tiempo récord, la estrella de pop estadounidense Ariana Grande pasó de ser una estrella conocida y adorada solo por niños y adolescentes a ser una voz que se incrustó en el subconsciente del mundo occidental, amenazando con permanecer allí durante años por venir.

Con 21 años recién cumplidos, Grande tiene al mundo a sus pies y es una de las voces más privilegiadas y que mayor expectativa han generado en la cultura pop de tiempos recientes, desde que se instaló en el mundo de la música después de comenzar su carrera artística como actriz de televisión y teatro.

Con un álbum debut (Yours Truly) lanzado a finales de agosto del 2013 –el cual generó ventas extraordinarias y fue vitoreado por la crítica especializada– y un segundo disco en camino –My Everything, a la venta el 25 de agosto–, la artista se moviliza en un proyectil dirigido directamente a la cima, con todos los méritos necesarios para lograrlo.

De primera entrada, la impresión que ha dejado su música y sus encuentros con la prensa es que no se trata de otra cabeza hueca en el medio ni tampoco de otra ególatra incontrolable, sino de una estrella sencilla y llevadera, con sed de mejorar, evolucionar y crecer. Su camino no lo han trazado las polémicas, sino una voz ineludible y una gran capacidad de interpretación.

Ariana Grande. / Fotografía: Cortesía de Universal Music.
Ariana Grande. / Fotografía: Cortesía de Universal Music.

Actuación. Grande nació en Florida en junio de 1993, hija de padres italianos. En la escuela participó en teatro infantil y comunitario, donde empezó a desarrollar sus destrezas para la actuación.

Su gran paso al estrellato se dio en el 2008, cuando era una quinceañera y fue escogida para interpretar un papel secundario en el musical 13 , en Broadway, con el que ganó un galardón entregado por la Asociación Nacional de Teatro Joven.

Tras participar en otra obra de teatro, la artista llegó a la pantalla chica de la mano de la serie infantil Victorious, transmitida por la cadena Nickelodeon del 2010 al 2013.

También cantó como solista en varias sinfonías clásicas, junto a las orquestas filarmónica y sinfónica del sur de la Florida.

Con Victorious y su interpretación del personaje de Cat Valentine, el nombre de Ariana Grande llegó a millones de jóvenes. El papel le valió el premio a la actriz favorita del público en los Hollywood Teen TV Awards del 2012.

Después de 58 episodios, Nickelodeon canceló la serie pero le volvió a abrir las puertas a Grande cuando recuperó su personaje de Victorious en Sam & Cat, programa en el que compartió protagonismo con Jennette McCurdy, de iCarly.

Luego de múltiples problemas y después de 35 episodios transmitidos, la cadena anunció que no renovaría los contratos del programa; el último episodio se difundió en Estados Unidos a mediados de julio.

Sin embargo, Grande tenía su vista puesta en otro campo desde mucho tiempo atrás. Mientras se promocionaba Sam & Cat ella se preparaba para debutar a lo grande en el mundo de la música.

Año movido. The Way, su primer sencillo, salió en marzo del 2013, generando un éxito instantáneo y convirtiéndola en la primera cantante en debutar en la lista Billboard 200 en el puesto número 10.

Al mismo tiempo, muchos empezaron a comparar su rango vocal con el de Mariah Carey, con influencias musicales que abarcan desde el pop más chicloso hasta lo urbano, como soul, R&B y hip-hop.

Lo de Carey fue un cumplido y también una referencia acertada; ella ha dicho que la cantante es una de sus principales influencias, junto a Whitney Houston y Fergie.

Aquello fue todavía más notable en los sencillos Baby I y Right There, los cuales salieron antes de que se editara Yours Truly, una colección de 12 canciones en las que su elástica voz fue el centro de atención y la razón por la que muchos críticos alabaron su trabajo.

Grande escribió muchos de los temas de su primer disco junto a varios productores y artistas, y también intentó mezclar la música contemporánea con capas que recordaran la música de los años 50 y 60.

Demostrando promiscuidad en el estudio de grabación, en diciembre de ese año lanzó Christmas Kisses, un disco corto de canciones navideñas, mientras preparaba su segunda producción discográfica.

My Everything, el segundo álbum que lanzará pronto, es el resultado de ocho meses de producción, en los que contó con ayuda para escribir letras de artistas como David Guetta, Nile Rodgers y Harry Styles, integrante de One Direction.

El disco cuenta con colaboraciones de cantantes como Iggy Azalea, Big Sean, Childish Gambino, The Weeknd y ASAP Ferg, y se perfila como uno de los éxitos de venta de música más grandes del año.

Los sencillos de My Everything que se conocen hasta la fecha han tenido gran impacto: en mayo, Problem debutó en la tercer casilla de la lista Billboard Hot 100; y en julio, Break Free se convirtió en su tercer sencillo en esa lista. Ambos temas han recibido críticas favorables.

De igual forma, esas canciones han mostrado a Grande caminando hacia nuevas direcciones con su música, lo que augurará una cálida recepción para el álbum.

Durante la etapa de producción del disco, en una entrevista con Rolling Stone, Grande dijo: “Este es un disco en el que quiero hacer cosas diferentes. No quiero que suene como una extensión de Yours Truly, quiero que suene como una evolución. Quiero explorar más sonidos y experimentar un poquito”.

Valga recalcar que la artista tiene 21 años y que, desde aquí, parece que su camino está iluminado.

Etiquetado como: