19 septiembre

Londres

El 40% de los consumidores accede a la música pirateándola, sobre todo copiando contenidos difundidos en streaming, "un problema mayor" facilitado por YouTube y Google, afirma un estudio del sector difundido este martes.

Las maneras de piratear evolucionan rápidamente y el fenómeno del stream ripping, dominante en estos momentos y que consiste en hacer una copia perenne de contenidos difundidos en streaming, no deja de desarrollarse y la usan ya el 53% de los internautras entre los 16 y 24 años, según el informe anual de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés).

En estas escuchas ilegales, los motores de búsqueda en Internet "juegan un papel determinante", asegura el estudio, estimando que el 54% de quienes cargan música ilegalmente lo hacen usando Google.

Otro problema para la industria discográfica son las escuchas en video, sobre todo en YouTube, que representan más de la mitad del tiempo de escucha en streaming, sin que los músicos reciban ninguna remuneración, lamenta la IFPI. Esta asociación presiona para que se legisle contra este agravio: según el informe, el 85% de los usuarios de YouTube se conecta por la música.

Como consuelo para el IFPI, el uso de servicios streaming legales progresa y ocupa ya el 45% de las escuchas, cuando en el 2016 era de un 37%.

El estudio revela además que la inmensa mayoría (90%) de abonados a una plataforma legal de reproducción de música escucha las canciones en su celular.

Los jóvenes son los mayores consumidores de música y el 85% de los adolescentes entre 13 y 15 años consume música en streaming.

Como reminiscencia del pasado, cabe destacar la supervivencia de los discos de vinilo, que suponen el 19% de las compras de quienes todavía adquieren música en soporte físico o la descargan.

El informe fue realizado en los 13 países donde más música se consume, entre ellos México, Brasil y España.