23 junio, 2014

Nueva casa. Para bien o para mal, el príncipe Guillermo, su esposa, Catalina, y su hijo, el príncipe Jorge, siempre son centro de atención. Esta vez, la monarquía británica salió en su defensa y justificó el alto costo de la remodelación del apartamento donde viven, situado en Kensington Palace.

Un portavoz de la casa real no confirmó el precio de la renovación, que según la prensa se eleva 4 millones de libras (unos $6,8 millones), pero dijo que los duques pagaron el mobiliario, las alfombras y las cortinas, según informó AFP.

La factura incluye grandes trabajos de infraestructura, tales como la renovación del tejado y de la instalación eléctrica, así como la reparación de las cañerías.

Guillermo y Catalina eligieron el apartamento 1A de dicho palacio londinense del siglo XVII, el mismo donde vivió la princesa Margarita cuando se casó. El inmueble no había sido remodelado desde 1962.

“Es la única residencia oficial del duque y la duquesa. Es aquí donde pretenden pasar muchos muchos años”, dijo el portavoz.

“Hay que tener en cuenta que Kensington Palace está catalogado edificio antiguo, y cualquier reforma tiene que contar con el visto bueno del English Heritage”, la institución de conservación responsable de la protección de los monumentos históricos.

Los duques de Cambridge se casaron el 29 de abril del 2011 en la Abadía de Westminster. Su hijo nació el 22 de julio del 2013.