Por: Irene Traube G. 1 octubre, 2015

Elegir un par de tenis para ejercitarse puede parecer una tarea sencilla, sin embargo, es una decisión que requiere algo más que fijarse solo en el diseño; implica tomar en cuenta la estructura que tienen y el soporte que brindan.

“A la hora de elegir los tenis, es importante tomar en cuenta la forma del pie. Además, hay que considerar si se tiene alguna angulación a nivel de rodilla o algo a nivel de cadera”, explica el ortopedista Leonardo Azofeifa, de la Torre Médica Momentum.

Cada persona tiene formas de pie distintas y una manera diferente de pisar. Por ejemplo, existen quienes tienen pisada supinadora, es decir, en la que se provocan giros en los tobillos hacia el exterior del pie; pisada pronadora, en la cual hay rotación del pie hacia el interior en el momento en que este toca el suelo; y la pisada neutra, en la que el peso corporal se distribuye uniformemente sobre el pie.

Existen tenis que brindan soporte y compensación donde el pie más lo necesita, lo que ayuda a que el cuerpo esté equilibrado y evita lesiones.
Existen tenis que brindan soporte y compensación donde el pie más lo necesita, lo que ayuda a que el cuerpo esté equilibrado y evita lesiones.

“Supinador es el que tiene un aumento del arco, por lo que requiere compensación y soporte en la parte externa del pie. El pronador, que tiene el arco plantar disminuido, necesita apoyo y compensación en la parte interna del pie. El de pisada neutra no requiere esas compensaciones, pero también hay tenis para ellos”, detalla Azofeifa.

Otro factor a tomar en cuenta es el arco del pie. Este puede ser alto, medio o plano. La horma del calzado deportivo también debe ajustarse a cada necesidad.

La forma de los dedos es otro factor que hay que considerar, según explica el ortopedista León Laurent, de la Clínica Ortopédica Desamparados. “Por ejemplo, si el dedo gordo es más corto que el segundo, el punto de presión de la marcha recae solo sobre el segundo y el tercer dedos y eso produce dolor”, asegura el médico.

Precauciones. Tome en cuenta que si no se eligen los tenis adecuados, se pueden producir lesiones de sobrecarga o sobreesfuerzo.

Con el paso del tiempo, estas producen daños a nivel de pie, tibia, rodilla, cadera y de la parte lumbar de la espalda.

Si bien es cierto que es aconsejable tener este cuidado desde la infancia o la juventud, es más importante aumentar estos cuidados conforme pasan los años, para evitar complicaciones de salud, según detalla Azofeifa.

Tome en cuenta que los especialistas en medicina del deporte sugieren cambiar los tenis regularmente porque si se desgastan entonces dejan de brindar el soporte necesario.

Asimismo, es necesario utilizar los tenis para el fin para el que fueron creados, ya sea correr, entrenamiento o caminata, por ejemplo.

Etiquetado como: