Experto aconseja administrar bien la liquidación y bajar su lista de gastos

 1 marzo, 2015

“Desde hace seis años no tengo un trabajo fijo y cada vez la cosa se pone más dura. El trabajo ocasional que tenía hasta el mes pasado –enero– también lo recortaron, no sé cómo pagaré el alquiler”, así de dramática es la situación que vive el fotógrafo Mario Castillo.

Al cierre del 2014, este profesional de 55 años figuraba como parte de los 220.175 desempleados, según la Encuesta Continua de Empleo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

“Hasta he ido a pedir trabajo a supermercados o restaurantes de comida rápida, pero como mi experiencia es en medios de comunicación, con solo que llegue alguien con experiencia de una semana en sodas, se lo dan a esa persona”, añadió, este vecino del cantón de Moravia.

¿Qué hacer cuando se pasa por ese desierto laboral? “Es normal sentir inseguridad, miedo, estrés, incertidumbre, dolor, angustia, todo esto es normal”, responde el psicólogo, Rafael Ramos.

“Esta primera etapa es para vivir la emoción, pero cuidando que la situación no se desborde, ni se salga de control, porque puede convertirse en un proceso depresivo, favorecer el consumo de alcohol o dar paso a irritabilidad, apatía, desmotivación”, agregó.

Ramos aconseja buscar apoyo para administrar bien el dinero de la liquidación y planear una reducción de gastos.

Eso sí, reducir gastos no significa meterse en la casa; todo lo contrario, mientras el empleo aparece es importante rodearse de amigos, familia, salir a hacer ejercicio como caminar, trotar o correr, detalló el experto quien recalcó la importancia de mantener “la mente ocupada”.

Entre las estrategias claves, se deben buscar recomendación, revisar anuncios, además de bolsas de empleo en Internet e, incluso, ir más allá: presentando ofertas laborales específicas a empresas a las que su perfil profesional o técnico se ajuste, perfectamente.

Etiquetado como: