1 septiembre, 2014

Social. El presidente Barack Obama dejó de lado el sábado las tensiones de algunos puntos conflictivos en el mundo, para asumir el papel de espectador en asuntos más alegres: La boda del chef y amigo de mucho tiempo de su familia.

El chef Sam Kass y la presentadora de MSNBC Alex Wagner se casaron por la tarde en una ceremonia efectuada en el restaurante Blue Hill at Stone Barns, donde se sirven alimentos de la granja a la mesa, en Pocatico Hills, al norte de la ciudad de Nueva York.

Obama y Kass tienen una estrecha amistad; el presidente pasó horas en una comida este mes en el apartamento de Kass en medio de las tensiones en Irak y Ucrania.

Por mucho tiempo se ha dicho que el tiempo es lo más preciado del presidente. Las cinco horas que Obama estuvo en la casa de Kass en una de las últimas noches de este como soltero es prueba de la amistad entre ambos.

Obama, su esposa Michelle, y las hijas de ambos, Malia y Sasha, asistieron a la ceremonia en el restaurante. La familia completa lució de negro en la cita.

Etiquetado como: