El músico de la icónica banda pop fue el invitado especial de la marca nacional Toribio en su pasarela del Fashion Week San José

Por: Danny Brenes 1 mayo, 2016

La moda es un tema complejo por donde se le mire, y por lo mismo despierta pasiones a ambos lados de la aguja: el mismo interés puede sentir un diseñador que un fanático. Lance Bass entra en la segunda categoría, y deja claro en todos los aspectos de su presencia que la moda es un pilar fundamental de su vida.

El estadounidense, exmiembro de la legendaria agrupación NSYNC, se encuentra en el país y la noche de este sábado 30 de abril fue invitado especial de la pasarela de la marca costarricense Toribio, como parte del Mercedes-Benz Fashion Week San José.

A principios de este año, Bass mostró un bolso de Toribio –del diseñador nacional Óscar Hernández– en sus redes sociales, lo cual significó una alta exposición para la marca.

Horas antes de que bajaran las luces y comenzara el show , acompañado por el propio Hernández y por su esposo Michael Turchin, Bass atendió a medios de comunicación y explicó su profunda relación con la moda y cómo esta ayudó a transformar su vida.

Tiempo atrás. Cuando la canción I Want You Back , el primer sencillo de NSYNC, fue lanzada al mercado, se convirtió en un éxito y transformó a la banda en una sensación mediática, Lance Bass apenas tenía 18 años. Fue una época turbia para el muchacho–en su autobiografía, publicada en octubre del 2007, la llamó “la muerte de mi inocencia”–, algo que incluso se reflejaba en su relación con la moda.

“Todo comenzó con la banda. Ahí fue cuando comprendí, por primera vez, qué era la moda”, comentó a La Nación . “Teníamos constantes sesiones fotográficas y muchísimos cambios de ropa”.

Con el tiempo, además, Bass y sus compañeros comenzaron a ser invitados a eventos de moda en distintas ciudades del mundo, aunque lo que entonces vestían no es algo que Bass considera rescatable hoy.

“Teníamos el peor sentido estético. Casi me daba vergüenza que la gente me viera visto así. Cuando veo fotografías de esa época, me convenzo de que nunca quiero volver a verme así en mi vida”, recordó.

Bass aseguró que la experiencia fue frustrante y que incluso tuvo un efecto negativo en su vida y en la percepción de sí mismo.

“Había mucha atención al grupo, pero no a los individuos. Se le restaba importancia a lo que vestía cada uno”, contó Bass, quien durante su época en NSYNC compartió escenario con JC Chasez, Chris Kirkpatrick, Joey Fatone y Justin Timberlake. “Yo siempre era el último en escoger mi vestimenta, así que tenía que escoger entre lo que los demás rechazaban”, recordó.

La búsqueda de un estilo propio –y los efectos que esta tuvo en su estado emocional y psicológico– alcanzó un punto de quiebre para Bass en el 2007, cuando se mudó a Nueva York para participar en una obra de teatro de Broadway. Vivir en una ciudad donde la moda se parece más al arte que al entretenimiento le permitió a Bass comprender el mundo fashionista de una forma mucho más profunda.

“Tenía un amigo que trabajaba como director de mercado de la marca Hugo Boss. Comencé a vestir trajes de Hugo Boss, trajes que se ajustaban a mi cuerpo. Eso me hizo sentirme mucho mejor y más satisfecho conmigo mismo”, relata.

El clóset. La relación particular de Lance Bass con la moda es, al mismo tiempo, un reflejo de la aceptación de su homosexualidad. Bass hizo pública su orientación sexual en julio del 2006, en un artículo publicado en la portada de la revista People ; es decir, casi al mismo tiempo que inició su interés por la moda.

“En el fondo, la razón por la que no había mostrado interés por la moda hasta entonces era porque me sentía muy cohibido sobre mi sexualidad”, dijo Bass. “A pesar de haber sido parte de un grupo muy popular, yo hacía lo posible por desaparecer y que la gente no me notara”.

Bass cuenta que admitir su homosexualidad fue tremendamente liberador, y eso se tradujo en su apariencia física.

“Ser gay es una de las bendiciones más grandes de mi vida, y estoy muy feliz de que Dios me haya hecho así porque me dio el coraje para cuidar de mí, a lo interno y lo externo”, agregó. “Antes no cuidaba de mí, realmente. Nunca me preocupé por lo que comía ni por hacer ejercicio, ni mucho menos por cómo vestía”.

Esto cambió cuando Bass se aceptó como es, algo que le permitió sentirse empoderado y seguro de sí mismo: “Es muy satisfactorio poder ponerme una camisa rosado chillón sin preocuparme porque digan ‘Uy, ese tipo es gay’. Sí, lo soy”.

Nacional. Sobre su asistencia al Mercedes-Benz Fashion Week San José, Lance Bass dijo sentirse entusiasmado y deseoso de descubrir cosas nuevas.

“Solo conozco Toribio, el proyecto de Óscar (Hernández)”, admitió el músico y actor, “pero estoy ansioso por descubrir más. Mi expectativa es que los diseñadores costarricenses me inspiren y me emocionen”.

Sobre Toribio, Bass destacó sus colores, estampados y el diseño de sus bolsos. Pero, por encima de los apartados estéticos, subrayó la importancia de los materiales y de la ética con que el costarricense se vale de estos.

“Los diseños de Toribio demuestran una gran preocupación por el origen de sus matariales y eso me parece muy valioso”, comentó. “Me considero un ambientalista. Me importa el planeta, me importa la flora y la fauna. Por lo tanto, respeto mucho a diseñadores como Óscar, que se aseguran de utilizar materiales orgánicos y que no atenten contra la naturaleza. Necesitamos a más gente como él que nos demuestre que es posible encontrar el equilibrio entre diseñar prendas increíbles y al mismo tiempo ser responsables con el planeta”.