Son dos mujeres íconos de fuerza femenina, pero un día estuvieron bajo la sombra de la agresión. Hanna Gabriels e Ingrid Roldán se armaron de valentía y demostraron que es posible renacer tras la violencia

Por: Gloriana Corrales 10 marzo, 2013

Hanna Gabriels Valle e Ingrid Roldán Montes tienen varias cosas en común. Ambas son fuertes y quizá a más de uno atemoricen por eso. Hanna fue, hasta el 28 de febrero, campeona mundial de boxeo en la categoría superwélter; Ingrid fue varias veces campeona mundial de fitness .

No se conocen en persona, pero tienen un lazo muy profundo que las une. Ellas dos celebraron el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) con la frente en alto, pues lograron salir del segmento de las siete de cada 10 mujeres en el mundo que sufren violencia, según los datos de UN Women de la Organización de Naciones Unidas .

“Como soy boxeadora, poca gente imagina que pasé por eso”, bromea Hanna, con el rostro muy sonriente. Ya no les duele; ahora, ellas comparten su lección de vida con mujeres que atraviesan situaciones similares.