15 septiembre, 2014

El Universal/gda/ México. El rapero Kanye West puso en vilo la continuación de una de sus presentaciones en Australia, luego de llamar al público a ponerse de pie y advertir que dos fanáticos no hicieron caso de su directriz.

El músico se negó a creer que las personas a las que les llamó la atención no podían hacerle caso por impedimentos físicos.

En el show , efectuado en Sidney este fin de semana, West había solicitado al aforo pararse para acompañar uno de sus temas; sin embargo, no todos lo hicieron.

Un hombre en silla de ruedas y otro con una pierna prostética no pudieron hacer caso al llamado del músico, de acuerdo a lo informado por Hollywood Reporter .

El rapero dijo que todos debían estar de pie “a menos que tengan un pase para discapacitados donde obtienes estacionamiento especial”, dijo el sitio.

West afirmó que era capaz de identificar a quienes no respondiesen a su petición, y al advertir a los dos fanáticos sentados, junto a la multitud de asistentes llamó a que se pusieran de pie.

“Este es el mayor tiempo que he tenido que esperar para empezar la canción ( The Good Life ), es increíble”, expresó incrédulo el artista estadounidense, cuyos equipos de seguridad fueron a evaluar a ver qué ocurría con aquellas dos personas.

Algunos fans intentaron hacerle entender al músico que la segunda persona se encontraba en silla de ruedas, pero el concierto no se reanudó hasta que el guardaespalda se cercioró de que, efectivamente, era así. Sin emitir una disculpa, el artista continuó con el tema como si no hubiera pasado nada.