28 julio, 2015

El médico forense que lleva el caso de Bobbi Kristina Brown aseguró ayer que la autopsia ayudará a las autoridades a reconstruir la muerte de la hija de la fallecida cantante Whitney Houston , que está siendo investigada.

La joven, de 22 años, murió el domingo tras permanecer en coma desde enero, cuando fue encontrada inconsciente en la bañera de su casa del estado de Georgia, en Estados Unidos.

La autopsia es “necesaria” para determinar “las posibles causas de la muerte o los factores que contribuyeron a ella”, según detalló en un comunicado la Oficina del Forense del Condado de Fulton, a cargo del examen anatómico.

En especial, se esclarecerá si se trata de “una muerte natural o no natural”. “El tiempo transcurrido complicará la reconstrucción”, advirtió la oficina forense, que no espera tener los resultados hasta dentro de varias semanas. AFP.