Por: Jessica Rojas Ch. 10 julio, 2015

Tome nota: quema calorías, mejora el sistema linfático, tonifica y fortalece los músculos, ayuda a los sistemas cardiovascular y respiratorio y, sobre todo, es divertidísimo.

¿Quiere saber qué actividad le brinda estos y muchos más beneficios? Se trata del salto en trampolín (o jump ), un ejercicio que, combinado con buena música y amigos, se convierte en una forma de hacer deporte extremo de forma muy entretenida.

En Costa Rica hay un lugar especial en el que usted, los niños y sus amigos pueden disfrutar horas y horas de adrenalina y emoción. Se trata del parque de trampolines Skyjump , ubicado en Santa Ana, en el complejo deportivo Furati.

Esta actividad física es especial para practicarla desde niños. | ALBERT MARÍN.
Esta actividad física es especial para practicarla desde niños. | ALBERT MARÍN.

El lugar cuenta con 16 trampolines, entre los cuales se pueden encontrar canchas de baloncesto para jugar y un área para practicar Dodgeball (una especie de “quemados”); también tiene tres amplias piscinas de espuma que harán las delicias de grandes y chicos.

Las piruetas y volteretas están a la orden del día. Solo imagínelo: pasar de un trampolín a otro dando saltos y vuelos por el aire.

Aunque físicamente es exigente, esta actividad permite que quienes la practiquen tengan una sensación de libertad.

“Saltar libera el estrés, además, los movimientos que se realizan en una cama elástica contribuyen a la relajación”, así describe el jump la página especializada en deportes y salud Livestrong , de la organización del mismo nombre fundada por el ciclista Lance Armstrong.

Emociones. Los saltos pueden ser practicados por adultos, jóvenes y niños.

En el área de las canchas de baloncesto hay balones y aros para realizar canastas. La idea es poder hacer los más impresionantes hundimientos al estilo de los jugadores de la NBA; claro, con ayuda del trampolín.

El juego requiere concentración y esfuerzo, pues el reto incita a ser insistente hasta lograrlo y esto motiva la perseverancia y la concentración.

Para jugar Dodgeball , hay una cancha dividida en dos partes, para que los equipos se ubiquen uno frente al otro.

La idea es tirar una bola de un lado al otro para “quemar” al adversario. Este juego es de habilidad y permite fomentar la reacción en quienes lo ejecuten.

Una de las partes más buscadas y llamativas del Skyjump son las suaves piscinas de espuma. Hay tres trampolines que lo impulsarán para hacer los más altos clavados hacia las piscinas que, delicadamente, lo recibirán al caer y lo harán rebotar en ellas. La verdad es que no hay ni un centímetro del parque en el que no haya diversión.

Más allá. De acuerdo con Pedro Flores, propietario del lugar, el salto en trampolines puede ser practicado por cualquier persona y para los niños es una gran oportunidad de comenzar en el mundo de los deportes de gimnasia.

“Acá vienen pequeñitos desde los dos años, acompañados de sus padres. Los chicos pueden hacer piruetas y esto los motiva a interesarse por deportes que no son tradicionales”, dijo.

No solo se trata de brincar y brincar, en los trampolines también se pueden aprender diferentes técnicas gimnásticas para aquellos que quieran experimentar más allá de los saltos.

En Skyjump también ofrecen clases particulares. Con instructores de mucha experiencia, se da gimnasia y skyfitness .

“En una clase, dependiendo de la intensidad, se pueden llegar a quemar cerca de 700 calorías por sesión”, aseguró Bryan Ávalos, uno de los profesores del lugar.

Ávalos confirmó que las clases son personalizadas y se agendan según la necesidad del cliente. Se hacen dos sesiones por semana de una hora y media cada clase; el paquete por mes tiene un costo de $70 (no cobran inscripción).

El Skyjump cuenta, además, con áreas comunes, como un cafetín, una sala con balcón y espacios para realizar actividades en grupo como fiestas y reuniones corporativas.

“Nosotros realizamos desde fiestas de niños hasta 15 años, y encuentros con empleados de empresas para fortalecer las relaciones y el trabajo en equipo”, explicó Flores.

Según el dueño, ellos preparan actividades para fomentar principios de convivencia y después realizan los talleres para explicar los resultados de los encuentros del personal.

Bryan Ávalos, instructor de salto, demuestra sus habilidades en los trampolines. | ALBERT MARÍN.
Bryan Ávalos, instructor de salto, demuestra sus habilidades en los trampolines. | ALBERT MARÍN.

El lugar también da la opción para que atletas de alto nivel realicen sus entrenamientos. Ellos reciben gimnastas y jóvenes que practican el parkour , porrismo y tumbling .

Salud. ¿Qué espera para hacer del salto en trampolín parte de su actividad física y recreativa? Si necesita más incentivos, acá se los contamos.

El jump es amable con las articulaciones, quema mucha grasa, mejora el equilibrio y la coordinación, tonifica las piernas, caderas, abdominales y los glúteos.

De acuerdo con la NASA, el rebote es la forma de ejercicio más efectiva creada por el hombre; así lo dice Livestrong.

Para el área del abdomen también este ejercicio es sensacional. Livestrong asegura que los músculos abdominales se desarrollan debido a que el cuerpo debe flexionarse y estirarse cada vez que se hace un salto.

Este entrenamiento puede dar forma a los músculos del estómago de una manera más eficaz que hacer abdominales o sentadillas.

La universidad estadounidense de Medicina del Deporte clasificó el jump como un ejercicio aeróbico de intensidad moderada como lo son la natación y el yoga.

Anímese, vaya con su familia y amigos, libérese del estrés.

Dónde:Skyjump Santa Ana.

Precios: ¢4.500 adultos y niños mayores de seis años. Menores de seis: ¢4.000 (precios por hora). Cada cierto tiempo el lugar hace promociones especiales para grupos o para quienes paguen dos o más horas.

Horarios: De lunes a jueves de 10 a. m. a 9 p. m. Viernes y sábado de 10 a. m. a 11 p. m. Los domingos abren a las 10 a. m. y cierran a las 7 p. m.

Contacto: Al teléfono 2282-9371 o en www.skyjump.cr