Por: Fernando Chaves Espinach 26 septiembre, 2016
Alicia Machado fue Miss Universo en 1996
Alicia Machado fue Miss Universo en 1996

Uno espera que muchísimos temas y personajes de la política aparezcan en el transcurso de un debate presidencial. En una contienda así, todo se vale. Pero pocos analistas imaginaban que la Miss Universo de 1996, Alicia Machado, figurara en la primera confrontación televisada de Hillary Clinton y Donald Trump.

El primer debate, emitido la noche de este lunes, cubrió el terreno usual en una campaña sumamente inusual: el Estado Islámico, el racismo en Estados Unidos, tratados de libre comercio... Y la postura de Donald Trump ante las mujeres. Anteriormente, declaraciones controversiales sobre mujeres de parte del candidato republicano han probado ser una de sus mayores flaquezas.

Clinton se aseguró de reprochárselo en el debate y pronto Machado se lo agradeció en Twitter: "Gracias señora @HillaryClinton su respeto a las mujeres y nuestras diferencias la hacen grande! Estoy con usted!" (sic). En otro tuit, se refirió a Trump como "#RataNazi".

Al tratarse de una figura tan querida por el público latino estadounidense como la venezolana Machado, Trump entró en graves problemas. En mayo, Machado dijo en Inside Edition que había sufrido daño psicológico y que había estado "muy deprimida" después de que Trump, dueño de la franquicia de Miss Universo hasta el año pasado, la llamara "Miss Piggy", para implicar que tenía sobrepeso. Trump incluso llegó a llamarla una "máquina de comer" en el programa radial de Howard Stern.

Peor aún, las declaraciones de Machado llegaron pocos días después de que The New York Times publicara un extenso artículo detallando los maltratos hacia las mujeres que el magnate de los bienes raíces supuestamente habría cometido a lo largo de los años.

En el artículo del Times, Machado declaró: "Después de ese episodio, estuve muy enferma, anorexia y bulimia por cinco años". "En los últimos 20 años, he asistido a muchos psicólogos para combatir esto", agregó. "Yo creo que aunque haya aumentado de peso, tampoco había matado a nadie. No era la manera de exponerme, de sacar mis peores fotos, de decirme 'Miss Piggy', 'Miss Housekeeping' y muchas cosas más que pasaron a solas entre el señor Trump y yo de agresiones constantes con respecto a mi físico. Yo hacía todo lo posible por hacer dieta, por ponerme bien, dejaba de comer... pasaron un montón de cosas que me marcaron mi vida para siempre", declaró Machado en mayo.

Clinton también recriminó a Trump el uso de otro insulto contra Machado, quien se convirtió en ciudadana estadounidese este agosto: "Miss Housekeeping" (algo así como "Miss Labores Domésticas"). La demócrata lamentó la aparente asociación del insulto con el origen latinoamericano de Machado, quien aseguró que votará por ella. Trump no respondió a ninguna de las acusaciones.

Por si fuera poco, en una respuesta confusa, Trump reiteró insultos contra otra mujer, la presentadora Rosie O'Donnell, y dijo que "se lo merecía". Anteriormente, el candidato ha proferido insultos misóginos contra periodistas como Megyn Kelly, de Fox News, y su excontrincante republicana, Cary Fiorina.

En un debate donde las referencias a la salud reproductiva, las condiciones laborales y la equidad de las mujeres se omitieron en gran parte, es probable que los dardos de Clinton y las evasivas de Trump den pie a una nueva discusión sobre la postura del republicano ante el tema.