Su prioridad es otra Cristiano Ronaldo ofreció una entrevista al diario inglés The Sun , en la que aseguró que el dinero no lo es todo en su vida

 18 febrero, 2013

El futbolista Cristiano Ronaldo es claro: la fama que adquirió es lo peor de su carrera.

La semana pasada, el portugués ofreció una entrevista exclusiva para el periódico inglés The Sun , donde habló ampliamente de su vida, más allá de la zona de juego.

“Ser tan famoso no es bueno, es muy difícil; hay tantas cosas malas en ello. No tengo una vida normal. Una vida normal no existe para mí, para ir por la calle, ir de compras, para hacer lo que quiera, es imposible. Donde quiera que vaya en el mundo, la gente me reconoce. Así que la fama trae cosas buenas y cosas malas, hay que adaptarse y hay que encontrar el equilibrio. Ahora sé cómo manejar y lidiar con ella. Todavía es difícil”, le dijo al periodista Rob Beasley.

Aunque siempre soñó con ser futbolista y pertenecer a los profesionales, el hecho de convertirse en una figura mediática fue algo que le tomó por sorpresa.

¿Broma? El deportista negó ser tan vanidoso como han dicho los medios, que aseguran que pasa todo el día viéndose en el espejo.

“Eso no es cierto, ¡es una broma! No recuerdo quién dijo eso de mí, pero no es cierto. No estoy de pie frente a un espejo durante 30 minutos. Le juro que lo máximo que duro viéndome al espejo es un minuto”, afirmó .

Cristiano ha ganado importantes reconocimientos como el Balón de Oro y se ha cotizado como uno de los jugadores más caros del mundo. A mediados del 2009, el club español Real Madrid lo contrató por $132 millones, siendo en aquel entonces el fichaje más caro de la historia del futbol.

A pesar de esas sumas, él considera que el dinero no lo es todo. “El dinero es importante, por supuesto, pero no es lo más importante, no es mi prioridad. Tal vez cuando no me pagaban bien, sí me quería comprar esto y aquello, pero llega a cierto punto en la vida que el dinero no te da la motivación. No es el dinero lo que me da la motivación para jugar o entrenar todos los días y dar lo mejor de mi todo el tiempo”, agregó.

Algunos caprichos. El dinero sí le ha servido para darse algunos lujos, como automóviles, relojes y alguna otra joya.

En el 2009, perdió uno de sus grandes tesoros materiales: su Ferrari 599 GTB, cuando chocó contra una barrera en un túnel de Mánchester. Salió ileso del accidente.

“En ese momento, no me importó el coche para ser honesto; me importaban mis piernas. Salí del coche sonriendo y pensé: '¡estoy bien!’. El auto no es importante, la vida es lo más importante. No quiero que vuelva a suceder”, detalló.

Etiquetado como: