La familia de Jackson quiere que AEG Live pague $85 millones de dólares a cada una de los tres hijos de la estrella

 2 octubre, 2013

Un jurado decidió el miércoles que la promotora de conciertos AEG Live no es responsable de la muerte del cantante Michael Jackson en 2009, por lo que negó una multimillonaria indemnización que pedía la familia del cantante tras un juicio de cinco meses en Los Ángeles.

Foto promocional de la gira This Is It, en la que Michael Jackson se iba a retirar de los escenarios protagonizando 50 conciertos alrededor del mundo. @AP
Foto promocional de la gira This Is It, en la que Michael Jackson se iba a retirar de los escenarios protagonizando 50 conciertos alrededor del mundo. @AP

El jurado consideró que AEG Live contrató al doctor Conrad Murray, quien fue condenado por homicidio involuntario por la muerte de Jackson, pero estimó que el cardiólogo no era incompetente a priori para hacer su trabajo. Esta última decisión fue fundamental para definir el fracaso de la familia en su demanda.

La familia de Jackson quiere que AEG Live pague $85 millones de dólares a cada una de los tres hijos de la estrella (Prince, de 16 años; Paris, de 15 y Michael Joseph, de 11), por daños emocionales. Además busca el pago de una cifra sin especificar, por daños económicos, que se estima en hasta $1.600 millones.

Los seis hombres y seis mujeres del panel deliberaron durante tres días (viernes, martes y miércoles), desde que el jueves pasado el abogado de la familia Jackson, Brian Panish, hiciera su última intervención.

Brian Panish defiende a la familia de Michael Jackson en su demanda contra AEG Live.
Brian Panish defiende a la familia de Michael Jackson en su demanda contra AEG Live.

La madre del artista, Katherine Jackson, de 83 años, alega que AEG Live -que organizaba los conciertos que el Rey del Pop iba a dar en Londres justo antes de su muerte- es responsable de la muerte de su hijo.

Jackson murió el 25 de junio de 2009 por una sobredosis del anestésico propofol en su mansión alquilada en Holmby Hills, en las afueras Los Ángeles. Allí el artista había estado ensayando para los espectáculos This Is It. Tenía 50 años.

El cardiólogo Conrad Murray fue declarado culpable de homicidio involuntario en 2011 por suministrarle al cantante de Thriller, que sufría de insomnio crónico, la potente medicación para inducirle el sueño. El médico fue enviado a prisión por cuatro años.