Por: Fernando Chaves Espinach 3 agosto, 2014

Ricardo Chan, de Pueblo Nuevo de Alajuela, es Mr. Universitario. Según este futuro diseñador publicitario, esfuerzo y disciplina fueron las claves de su éxito.

¿Qué aprendió durante este proceso?

Aprender a superarme a mí mismo día con día. Fue duro aprender a superarme en fotografía, en la universidad, como persona, como hermano e hijo. Eso fue lo más bonito: luchar sanamente por demostrar quién es uno.

¿Cómo se vive esa lucha en el camerino? Es sumamente tranquilo. Somos un grupo muy unido. Desde el principio hubo una amistad muy fuerte y así quedó hasta el día de hoy. Trabajé calladito, como dicen, y busqué ayuda cuando la necesité.

¿Qué le puede aportar usted al concurso Mr. Universitario?

Demostrarles a las personas que vienen el otro año que un mister puede ser una persona seria, con ganas de superarse y de ayudar a las personas. Eso es lo que quiero dar a entender y hacer con mis obras sociales. Quiero realizar torneos de voleibol y natación e incentivarlos entre jóvenes, niños y adultos de mi comunidad.

¿Cuál fue la parte más difícil de la final? La pregunta. Venía con un poquito de temor por la pregunta, pero doy gracias a Dios, pues me iluminó, me abrió la mente. Siento que pude haberlo hecho un poquito mejor, pero respondí bien.

¿Qué sigue?

Hacer los trabajos que vengan de patrocinios y prepararme fuertemente para un concurso internacional.