Tras la presentación de su canción Voy a brillar, las críticas azotaron al joven de 23 años

Por: Fernanda Matarrita Chaves 19 junio

Alex Badilla, maquillista e influencer costarricense con cerca de 250.000 seguidores en sus redes sociales, presentó en un concierto benéfico la noche del jueves el tema Voy a brillar, su primera canción.

Minutos después de cantar, Alex subió a sus redes sociales un video en el que aparecía su interpretación. Las críticas no esperaron. La cuenta de Badilla les respondió a varios usuarios, y no a pocos, con comentarios ofensivos sobre su aspecto físico u otros insultos.

Alex, quien se ha caracterizado por transmitir un mensaje de aceptación, habló con Viva y mencionó que la gran cantidad de críticas lo hizo sentir bastante mal. Sin embargo, aseguró que los fuertes mensajes en los que se ofendía a usuarios de Twitter que lo criticaban no los escribió él.

–Usted es conocido por motivar a sus seguidores, por dar un discurso de aceptación. Luego de lanzar Voy a brillar, recibió críticas a las que respondió muy fuerte. ¿Qué fue eso que lo molestó tanto?

–Siempre voy a lanzar un discurso de aceptación y de amor, porque creo que es algo que he aprendido en la vida: el amarme, el quererme, el llegar a ser la persona que soy es lo que me ha llevado lejos. Quiero decirles a todas las personas que siempre me han seguido que tienen que amarse como son, que nunca pueden dejar que nadie los pisotee. En realidad, lo que me pareció muy molesto fue que he trabajado en esto (canción Voy a brillar) en menos de un mes y se ha hecho lo mejor posible, se ha dado un resultado increíble como para que gente que en realidad ni había escuchado la canción –porque ni había salido– ya estuvieran diciendo que era lo peor, que era una basura.

–Usted me dijo en una entrevista –previa a lo acontecido– que no le pone oído a las críticas... ¿Por qué reaccionó así tras los ataques que recibió?

–Soy de ese tipo de personas que en realidad casi no revisa las redes sociales. Subo las cosas, mas no leo notificaciones, no leo comentarios porque simple y sencillamente sé que van a haber comentarios negativos; y en parte aunque el día este muy lindo, leer algo así nos puede bajonear un poco, entonces prefiero no prestarle atención. Pasó que la canción no tenía ni una hora de haberla presentado en un evento y ya era trending topic, o sea, ya estaba en el top de Twitter.

"Entonces me metí a ver y dije: "Wow, el hate (odio) que hay aquí, también había mucha gente apoyándome, no me puedo concentrar solo en lo negativo". Había mucha gente apoyándome, diciéndome que qué bonita la canción, pero la mayoría de comentarios eran negativos y yo dije no, o sea, esto es increíble y se lo enseñé a mis amigos".

Alex Badilla.
Alex Badilla.

–También mencionó que fue otra persona la que contestó a través de su Twitter. De ser así, ¿por qué permitió que hablaran por usted?

–Yo estaba con mis amigos, les enseñé los tuits y les dije que la canción no había salido y que la gente estaba de negativa diciendo cosas. Les dije que eso me hacía sentir mal porque ellos sabían lo que yo había trabajado en esto. Ellos me pidieron que les enseñara y tomaron mi celular: ellos respondieron desde mi cuenta muchos tweets groseros. Yo lo permití, realmente no me voy a quitar, yo lo permití y dije: por qué ellos si tienen derecho de atacarme y yo no, porque ellos tienen derecho de venir a despedazarme y yo quedarme callado, pensé que las cosas no podían ser así.

"Yo los dejé pero a los cinco minutos pensé: no, no me voy a rebajar al mismo nivel de ellos, no voy a dejar que los chicos sigan respondiendo porque simple y sencillamente estoy dando una doble moral: si hablo de amor, de aceptarse y de quererse y de ser una persona que brilla y no opaca la luz de los demás, no estoy haciendo mi mensaje, estoy haciendo las cosas diferentes; entonces los borré y les dije a los chiquillos que no más para evitar problemas. Lo que uno hace en internet se queda en internet y por más cosas buenas que hagas cuando uno hace algo malo eso es lo primero que la gente va a plantear".

–¿Por qué luego de lo sudecido optó por cerrar sus cuentas en redes sociales?

–Cerré las cuentas porque quise darme un descanso. A veces cuando eres una persona tan seguida sientes que tienes que darle cuenta a todas las personas de lo que hagas o no hagas y a veces no es así, soy solamente una persona. La gente cree que como eres figura pública tienes que ser un ejemplo, que no te puedes equivocar; que simple o sencillamente tienes que ser perfecto y no, es bueno explotar a veces, descargar la energía negativa pero no con las demás personas; podemos descargar la energía negativa haciendo ejercicios, dando un paseo, relanjándonos.

"Cerré las redes porque no quería ver más mensajes de odio porque aunque no los quisiera ver, ya me salían. Cerré las cuentas por dos días. Aparte de eso, venía el Día del Padre, una fecha que no me hace feliz, no me siento bien ese día y solo quise respirar, me fui, paseé, estuve con mis seres queridos, la pasé genial y hoy (lunes 19) supe que era el día perfecto para abrirlas porque era el estreno de mi canción".

–¿Cuáles enseñanzas le dejan esta situación?

–Lo que me enseñó es que el odio no se puede matar con más odio. Que el amor es un arma mucho más fuerte.

–¿Cuál va a ser su actitud de ahora en adelante?

–Mi actitud como persona va a ser la mejor versión de mí, para mis fans, para ser un ejemplo para ellos y decirles que en esta vida tenemos que luchar e ignorar las actitudes negativas de los demás y nunca, nunca rebajarnos al nivel de ellos.

–¿Qué le dice a sus seguidores luego de lo sucedido, esas personas a las que usted les ha inculcado aceptarse como son?

–Les digo que sigan creyendo en ellos mismos, que sigan adelante, que crean en la persona maravillosa que son. Que no permitan que nadie los destruya, que nadie los haga sentir menos, pero que tampoco se queden callados, que si de verdad (algo) les está afectando que pongan un alto. Eso es parte del respeto y de la voz que ellos tienen.

–¿Qué les dice a las personas a las que a través de su cuenta ofendieron?

–Les pido disculpas. Les digo que fue mi culpa permitir que esas ofensas llegaran hasta donde ellos, pero también que tienen que aprender a respetar a las demás personas; que no pueden irse a criticar solamente por lo que ven; que nunca han estado en los zapatos de los demás; que para la próxima piensen dos veces cuando van a lanzar una crítica, porque de verdad las cosas duelen.

Etiquetado como: