Por: Yuri Lorena Jiménez 9 febrero, 2015

Un confuso incidente que tiene a cientos de fanáticos desairados y a tres miembros del staff de Luis Miguel detenidos, se produjo el sábado en Yucatán, Mérida, donde el cantante tenía previsto ofrecer un recital y, simplemente, no se presentó.

El incidente ocurrió la noche del sábado, en el Coliseo de Yucatán. Archivo
El incidente ocurrió la noche del sábado, en el Coliseo de Yucatán. Archivo

Decenas de medios de comunicación de ese estado mexicano reseñaron lo ocurrido y fueron secundados de inmediato por el resto de la prensa azteca.

El diario Excelsior explicó que, después de esperar más de dos horas, los organizadores del concierto en el Coliseo de Yucatán anunciaron la cancelación del evento y se mostraron indignados con el artista, pues aseguraron que ni este ni nadie de su equipo ofreció explicaciones sobre su ausencia en el concierto en el que era esperado por 10.000 personas.

Uno de los organizadores aseguró al público que Luis Miguel “sencillamente se metió a su cuarto, pidió botellas de alcohol y se está emborrachando. Esa es la verdad, está en su habitación emborrachándose y drogándose”.

El sitio yucatan.com informó que el mánager y dos de los representantes de El Sol fueron detenidas provisionalmente por la cancelación. El mismo medio aseguró que el artista se negó a viajar por tierra y ayer por la mañana viajó a Miami en un avión privado que su equipo rentó.

El escándalo se da días después de que Luis Miguel fuera objeto de burlas en diferentes medios por el notable sobrepeso que exhibe.

Etiquetado como: