Por: Jessica Rojas Ch. 31 enero, 2014

Aunque suene exagerado, la bandeja paisa es un platillo al que no le pueden faltar los acompañamientos.

Por sí sola, la bandeja es una comida completa; sin embargo, está incompleta sin la entrada y el toque dulce.

En Colombia, por tradición, para abrir el apetito se degusta un ajiaco.

El postre. El toque dulce del plato paisa es la mazamorra con leche y tapa de dulce rayada. Este platillo se prepara con maíz. Eyleen Vargas
El postre. El toque dulce del plato paisa es la mazamorra con leche y tapa de dulce rayada. Este platillo se prepara con maíz. Eyleen Vargas

Esta especie de sopa lleva en sus ingredientes pollo, elotes (mazorcas tiernas), papa normal y papa criolla. Además, se le agrega guasco (hierba), ajos, cebolla y sal para condimentar; pero el toque final se lo dan las alcaparras y la crema dulce, las cuales generan una especie de dulzura y acidez en cada bocado.

Esta sopa podría considerarse una comida completa; ¡pero no!, es apenas el abrebocas para el plato fuerte al estilo paisa.

El cierre. Tradicionalmente, como postre se sirve la mazamorra colombiana; esta se prepara con maíz cocinado que se acompaña de panela raspada (tapa de dulce) y leche.

Estos ingredientes se revuelven y se toman como si fuera una sopa pero con sabor dulce. La combinación resulta una experiencia diferente al paladar, debido a las diferentes texturas que se disuelven en la boca.

Para quedar completamente lleno y no poder dar un bocado más, el toque final está a cargo de los dulces higos y el helado.

Las brebas (higos) con arequipe (dulce de leche) y helado son lo mejor para ponerle punto final a una comilona que dejará exhausto hasta al más valiente comensal.