En entrevista con Viva, la Señora Costa Rica Jennifer Miranda dice que vivió el certamen de belleza en Sudáfrica con una meta: llegar lejos.

Por: Natalia Díaz Zeledón 17 diciembre, 2017
Jennifer Miranda de 28 años consiguió el puesto de primera finalista en el concurso internacional Mrs. World (Señora Mundo). Uno de los prerrequisitos es que deben estar casadas para participar. Foto: cortesía de Arnoldo Robert.
Jennifer Miranda de 28 años consiguió el puesto de primera finalista en el concurso internacional Mrs. World (Señora Mundo). Uno de los prerrequisitos es que deben estar casadas para participar. Foto: cortesía de Arnoldo Robert.

La primera finalista del certamen de belleza Mrs. World (Señora Mundo) es tica, tiene 28 años y una relación de casi 15 años junto a su esposo. En noviembre, Jennifer Miranda se convirtió en la Señora Costa Rica y, el 9 de diciembre pasado, llegó a Sudáfrica para representar al país en el prestigioso concurso de belleza.

Tras convertirse en virreina este viernes, Miranda conversó por teléfono con Viva desde su hotel en la ciudad de Johannesburgo. Junto a su esposo, Kevin Quirós, la belleza tica se quedará en esa ciudad hasta el 29 de diciembre. Su plan es hacer turismo, ir de safaris y visitar la ciudad costera de Cape Town.

"Es como una segunda luna de miel para celebrar", explicó Miranda. "Es una historia muy bonita porque hemos estado juntos desde el colegio, tenemos casi 15 años juntos. Por eso él se siente tan feliz, él ve mi crecimiento desde mis 14 años. Haberme visto pensar en algún día (ser reina), soñarlo y ahora verme empoderada es la razón por la que el orgullo es más grande, porque él me ha visto crecer desde muy chiquita".

Miranda es modelo, actriz y presentadora del programa de televisión Hábitat Soluciones desde hace un año. Lo describe como su "escuela" y un lugar desde el cual ha "despegado".

Miranda es la primera tica en conseguir un puesto en el top tres de Ms. World en los últimos diez años (la última fue Andrea Bermúdez en el 2006).

En el certamen en Sudáfrica, la reina tica dice que sus compañeras de Vietnam, Borneo y Sudáfrica la alentaron a ganar. Menciona que estableció un vínculo muy "sincero" con las otras señoras.

Cuando la representante de Hong Kong Alice Lee Giannetta se llevó la corona de Ms. World, Miranda dice que "fue como llegar a la final de un Mundial y perder en penales".

-¿Cuáles fueron los retos que enfrentó antes de llegar a Sudáfrica?

-Antes del concurso, habían muchas cosas fáciles: llevar los vestuarios, los zapatos, el maquillaje. Mi único reto era que mi nivel de inglés era muy básico y tenía solo un mes para prepararme a un nivel así (fluido). Acá el idioma es el inglés y, pensando más en grande, pensaba en llegar al top tres, para el momento en el que hacen las preguntas y pensaba en estar preparada para todo. Yo llegué con la perspectiva de llegar lejos y si yo iba a llegar lejos tenía que llegar preparada para ese reto.

"Recibí clases privadas con el profesor Augusto Medaglia. Hablamos mucho de las preguntas y trabajamos enfocados a (responder) las preguntas de concurso. Ese profesor fue un punto clave. Como actriz y presentadora de tele, tenía muchas cosas a favor. Para mí, la pasarela y las fotografías las disfruto demasiado. Iba con miedillo del inglés. Los otros países piensan que nosotros no hablamos inglés y que no nos podemos comunicar".

Jennifer Miranda con su título y flores tras la ceremonia de Ms. World en Sudáfrica. Foto: cortesía de Señora Costa Rica.
Jennifer Miranda con su título y flores tras la ceremonia de Ms. World en Sudáfrica. Foto: cortesía de Señora Costa Rica.

”Marisol Soto –organizadora de Señora Costa Rica y ganadora de Mrs. World 1996– me dijo que si quería llegar lejos, no podía hablar en español. Marisol fue una excelente entrenadora. Me dio muchos consejos y yo los supe tomar. Ella me dijo que tenía que hacerlo como las grandes. Así que entré por la puerta, vi al jurado y pensé 'como las grandes'. Cuando me dieron el micrófono para responder la pregunta, me dije 'como las grandes'.

”Mi mamá siempre usaba esa frase y Marisol me la marcó mucho. Significó mucho para mí., haber llegado tan lejos y haber sido la primera finalista, la única latina en el top tres.

”Dejé atrás a señoras espectaculares que venían con sus propios maquillistas, peinadores y vestidos espectaculares”.

-¿Cuáles fueron las cualidades más importantes de su participación?

-Tenía la meta clara y sabía a lo que iba. Yo no vine a pasear. Yo vine a competir y fui con esa meta clara. Antes de meterme al Señora Costa Rica, estaba preparada y me esforcé demasiado. Creo que la clave es esforzarse. Marisol Soto me dio consejos pero la clave es también seguirlos. Ella me dice que he sido una excelente alumna y yo le digo que ella ha sido una excelente maestra.

”Yo fui muy yo misma: a ellos les gusta mucho la naturalidad, que lo vean a uno disfrutando del momento y que nada se vea forzado.

”Traíamos muy buena ropa de la boutique Kenana, unos atuendos de Valesky. Nunca me sentí pequeña. Lo que traía más grande es el sueño. Yo tenía los pies en la tierra pero estaba soñando como las grandes. Trabajé duro por eso, no se alcanza fácil.

"Yo vine a competir y fui con esa meta clara. Antes de meterme al Señora Costa Rica, estaba preparada y me esforcé demasiado. Creo que la clave es esforzarse"

”El apoyo de mi esposo –Kevin Quirós– fue fundamental. Él se vino acá a la preliminar, sacó vacaciones y voló 27 horas para estar conmigo. Supe que él estaba llegando a apoyarme. Yo escuché a mi esposo gritar Costa Rica y vi la bandera en el público. No estuve sola y sentir ese apoyo fue un éxito.

”Kevin estuvo a punto de desmayarse en la final. Él dice que él se desmayó dos veces y que estuvo a punto de una tercera. Lo vivió muy intensamente”.

Kevin Quirós y Jennifer Miranda se hicieron novios cuando eran adolescentes. Hace dos se casaron y ahora esperan que los hijos lleguen
Kevin Quirós y Jennifer Miranda se hicieron novios cuando eran adolescentes. Hace dos se casaron y ahora esperan que los hijos lleguen "cuando Dios quiera". Foto: cortesía de Arnoldo Robert.

-¿Qué disfrutó más de estas semanas en Sudáfrica?

-El estar con otras señoras de otras culturas, fue un sueño. Conocer los diferentes acentos, sus diferentes experiencias, sus diferentes costumbres y la manera de ser de cada una. Cada una viene de su propia cultura y su manera de ser está impregnada de eso.

”Me hice muy amiga de la Señora Rusia. Mi esposo estuvo sentado a la par de su esposo en la preliminar. Así que cuando yo salía, los dos gritaban por Costa Rica y, cuando salía Rusia, gritaban por ella también. Ya tener dos personas gritando Costa Rica... Fue muy bonita la amistad entre los esposos. Ellos dos todavía están en el hotel y vamos a ir a cenar con ellos.

”Compartir con otra gente que jamás en la vida se podría reunir tantas culturas en un solo lugar. Es una experiencia inolvidable que le voy a contar a mis hijos y mis nietos”.

-Con 28 años de edad, ¿usted se siente una Señora Costa Rica?

-Para mí ha sido tan lindo compartir esto con la persona que amo. Yo ya tengo mi familia. Siempre quise participar del Miss Costa Rica pero también estaba muy enamorada y nos casamos muy jóvenes. Estar en Señora Costa Rica me dio la oportunidad de realizarme como mujer en ambos ámbitos, como esposa y con el sueño de ser una reina de belleza.

-¿Cuáles proyectos espera en el futuro?

-Yo quiero seguir siendo modelo para comerciales y fotografías, quiero seguir trabajando en eso cuando regrese a Costa Rica. Esa es mi carrera: como modelo y presentadora de televisión. Siempre quise estar posicionada como presentadora de televisión, como actriz y como modelo. Quiero proyectarme más (en eso), porque es en lo que me he desarrollado y he estudiado.

”Vamos a ir a otros países a ser jurado en muchos concursos de belleza, vienen muchas cosas más. Quiero seguir trabajando en Hábitat Soluciones y quiero que me salga más trabajo en esos tres ámbitos. Quiero pasar de nivel y crecer. Las experiencias nos hacen crecer y estoy segura de que muchas marcas me van a querer en comerciales, fotografías y en televisión. Quien quite y me llamen para algún programa de Canal 7.

”(Durante el certamen) me preguntaron que si ganara Mrs. World qué haría, yo mencioné que representar a la señora costarricense, a mi país y también ayudar a los niños con enfermedades terminales (con la Fundación Pro Unidad de Cuidado Paliativo). Yo siento que esa es mi misión, junto a Marisol Soto.

”Este título como virreina del mundo es una gran vitrina para mi futuro y he sentido que Costa Rica está muy contento con el. Estoy convencida de que Dios me tiene dónde me quiere tener”.