Arte y denuncia Lucía del espejo... Testimonios de una piel... es un montaje peruano-costarricense que tocará las fibras del espectador

Por: Alonso Mata Blanco 22 octubre, 2014

La historia de Lucía está hecha con un pedacito de piel de cada espectador. Cualquiera puede verse identificado con sus experiencias.

Ella lleva una vida dura, amarga, al punto de sentirse perdida; pero, tras experimentar un proceso de metamorfosis, logrará reencontrarse consigo misma y resignificar los episodios que la marcaron.

Lucía es la protagonista del espectáculo Lucía del espejo... Testimonios de una piel...

El montaje es una amalgama de disciplinas artísticas que incluye títeres, danza, cortometrajes audiovisuales y testimonios de personas, entre otras

Detrás de esta singular propuesta está la bailarina, titiritera y narradora oral, de nacionalidad peruana, María Laura Vélez, quien es la intérprete de la obra. Además, es la codirectora, junto con la costarricense Luisa Pérez.

Vélez llegó a Costa Rica en agosto, para preparar este montaje, financiada por el proyecto Iberescena y con la colaboración de la Escuela de Artes Dramáticas de la Universidad de Costa Rica.

Reflexión. Lucía del espejo... Testimonios de una piel... aborda temas duros como la dependencia afectiva y la bulimia , desde una voz anecdótica e íntima, y llama a la reflexión.

“No es una historia de oscuridad, sino de luz, pero que refleja la complejidad y lo denso de la vida. Al final, el mensaje es positivo”, aclara María Laura y, destaca, que la esperanza triunfa en la metamorfosis de Lucía.

Para lograr ese objetivo, cada disciplina artística que se emplea en la obra cumple un papel vital: los títeres funcionan como metáforas, la danza provoca el movimiento y los cortos audiovisuales van hilando la historia.

De igual forma, los testimonios que se proyectan son de personas comunes y corrientes, peruanos y costarricenses, que relatarán sus experiencias de vida, las cuales están relacionadas con la temática del montaje.

Lucía del espejo... Testimonios de una piel... se presentará el viernes en El Sótano, en barrio Amón, y los domingos 25 de octubre y 2 de noviembre en el Teatro Giratablas . Las funciones son a las 8 p. m. y el costo de la entrada es de ¢3.500.