Por: Natalia Díaz Zeledón 12 febrero
Beligerante: Katy Perry no se ha guardado su opinión sobre el muro que prometió Donald Trump a los estadounidenses.
Beligerante: Katy Perry no se ha guardado su opinión sobre el muro que prometió Donald Trump a los estadounidenses.

Con un muro construido de cerca blanca, la cantante Katy Perry hizo evidente las referencias políticas de su nuevo sencillo Chained to the Rhythm. La cantante era una de las presentaciones más esperadas de los premios Grammy.

La letra de su canción ha despertado el interés de críticos y comentaristas que señalan las abiertas alusiones al muro que el presidente Donald Trump se comprometió a construir entre Estados Unidos y México.

"Rompan los muros para conectar e inspirar. Ahí en sus alturas, mentirosos. El tiempo se acaba para el imperio. La verdad es que es débil", se traduce una de las líneas que cantó la artista.

La cantante también presentó, al cierre del acto, el texto de la Constitución Política de su país. En su brazo, portaba la palabra "Resistan".

No obstante, la mención de Perry no es la primera que se ha hecho en la noche al malestar político estadounidense.

El anfitrión de los premios Grammy, James Corden, no perdió un minuto en mencionar a Trump en su presentación inaugural. Corden entró, se tropezó, perdió un zapato y, no obstante, recuperó la respiración para hacer un resumen de lo que vendría a continuación.

"Vívanlo porque es de lo mejor y con el presidente Trump no sabemos qué vendrá después", dijo Corden sin explícitamente criticar la gestión del presidente estadounidense.

La organización de los premios Grammy había advertido esta semana sobre la posibilidad de que el show se convirtiera en un espacio de opinión pública para los artistas opuestos a Trump.

Pero, para el final de la ceremonia, presidente de Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación (NARAS), Neil Portnow, también mencionó las decisiones de Trump en materia migratoria e hizo un llamado al presidente y al congreso para que "ayuden a que la música continúe sonando al actualizar leyes, proteger la educación musial y renovar el compromiso estadounidense con las artes".

Después de la apertura de Adele y la inauguración de Corden, Jennifer López fue la tercera artista en subir al escenario del Staple Center y la segunda en dirigirse al clima político del país mientras presentaba el premio a mejor nuevo artista (ganado por Chance The Rapper).

"Nuestras voces son más necesarias que nunca... No hay espacio para el miedo", aseguró López.

Jennifer López durante su intervención en los premios Grammy.
Jennifer López durante su intervención en los premios Grammy.