Justicia asutraliana también lo podría multar con más de $300.000

Por: Manuel Herrera 26 mayo, 2015

Johnny Depp enfrentaría una pena de prisión de hasta 10 años por introducir en forma ilegal sus dos Yorkshire terriers a Australia, donde rueda la quinta entrega de la saga Piratas del Caribe.

Medios como ABC o The Guardian informaron este martes las sanciones que se le aplicarían al actor por no registrar a Pistol y Boo a su llegada al país, en el mes de abril.

Si el intérprete de Jack Sparrow no es condenado a prisión deberá pagar una suma superior a los $300.000 dólares, según lo establecido por las leyes de Australia.

El pasado 14 de marzo, el ministro de Agricultura de Australia, Barnaby Joyce, amenazó con sacrificar los perros del estadounidense si en un plazo de 50 horas no eran retirados del país.

Johnny Depp junto a uno de sus mascotas.
Johnny Depp junto a uno de sus mascotas.

Australia regula en sus leyes el ingreso de perros y gatos procedentes de Estados Unidos, los cuales deberán pasar 10 días en cuarentena cuando llegan al país. La medida busca evitar la propagación de enfermedades.

Pese a ello, Depp trasladó a los animales en su jet privado y no los registró. Cuando el actor y su pareja, la actriz Amber Heard, decidieron llevar a las mascotas a un salón de bellaza canino, las empleadas subieron una fotografía con los perros, lo que despertó las alertas de las autoridades.

El actor acató la orden de Agricultura y envió a Pistol y Boo de vuelta a Estados Unidos junto con Heard; sin embargo, parece que la polémica no quedará ahí.