Querida. Considerada como la más grande celebridad británica, la monarca festejará su natalicio en la cima de la popularidad

Por: Manuel Herrera 21 abril, 2016

“Declaro ante todos ustedes que toda mi vida, sea larga o corta, estará dedicada a su servicio y al servicio de nuestra gran familia imperial”, prometió Elizabeth Alexandra Mary Windsor a los 21 años, un lustro antes de convertirse en la monarca británica.

Para ser fiel a sus palabras, Isabel II selló su boca desde ese momento y a hoy, que llega a sus 90 años de vida, nadie sabe nada ni de sus sentimientos ni de sus opiniones, a pesar de 63 años, 7 meses y tres días de reinado.

Lilibeth, como la llamó la familia antes de convertirse en reina, nació en Londres un 21 de abril de 1926 y al momento en que ascendió al trono, el 6 de febrero de 1952, Winston Churchill era primer ministro británico, India acababa de conseguir su independencia y Gran Bretaña todavía gobernaba en partes de Asia y África.

Desde su palacio, la reina Isabel II ha visto desfilar a 18 primeros ministros británicos, a 15 presidentes de Estados Unidos y es ancla de los ingleses en un mar agitado: su continuidad trasciende a la desintegración del imperio, a la Guerra Fría, a los cambios sociales de la posguerra, a los felices años 60, a la llegada de la era digital, y quién sabe si a la salida de los británicos de la Unión Europea, que se definirá en un referéndum el 23 de junio próximo.

Homenaje. Escolares le cantaron Cumpleaños feliz a Isabel II ayer, durante una visita a una oficina postal. AFP
Homenaje. Escolares le cantaron Cumpleaños feliz a Isabel II ayer, durante una visita a una oficina postal. AFP

Todo eso le ha valido “un respeto y admiración incomparables, no solo en el Reino Unido, sino en todo el mundo”, según opinó el primer ministro británico David Cameron, el 9 de setiembre pasado, fecha en que la soberana más longeva del mundo también se convirtió en la que más años ha estado en el trono, superando a su tatarabuela, la reina Victoria.

De siempre. Aún cuando los tiempos cambiaron y la popularidad de la monarquía sufrió altibajos, la reina fue siempre una figura popular, posiblemente la mujer más reconocida del mundo y, sin duda, la más grande celebridad del Reino Unido.

“Para ella, ser reina es un gran papel, más grande que ella, y es un papel con el que trata de cumplir. No es solo un empleo a tiempo completo, es toda su vida”, consideró en una entrevista con la agencia AFP la escritora Kate Williams, autora del libro La joven Isabel: la creación de una reina , publicado en el 2012 para celebrar las seis décadas de reinado de la soberana.

La opinión de Williams no se aleja de la realidad. Una encuesta de Ipsos-Mori para el King's College de Londres desveló que el 70% de los británicos cree que Isabel II debería reinar el mayor tiempo posible (el más alto desde 1981).

“La reina es muy popular, agrada personalmente y la gente opina que hizo un trabajo excelente”, afirmó Roger Mortimore, profesor en el Instituto de Historia Contemporánea británica del King's College.

Su amplia popularidad y respaldo sobrevive pese a los episodios que han eclipsado su reinado. El 20 de noviembre de 1992 su querido castillo de Windsor (al que ella llamaba “mi casa”) fue consumido por las llamas y cuatro días después, sus hijos Carlos, Ana y Andrés se divorciaron.

Pero nada fue peor para Isabel II como la muerte de la princesa Diana, el 31 de agosto de 1997. La tragedia casi significa la ruptura entre la soberana y su reino.

Su desinterés por Diana, que ya no formaba oficialmente parte de la familia real, la distanció de los británicos que permanecían sumidos en un profundo dolor, pero la reina terminó por rendir homenaje a la “princesa del pueblo”, como era conocida en el Reino Unido.

Poco a poco, la monarquía se recuperó, y la boda de abril del 2011 de su nieto Guillermo –segundo en la línea sucesoria– con Catalina, le devolvió el lustre y el toque de glamour que muchos echaban de menos desde la desaparición de Diana.

Retrato. Isabel II posó con sus nietos y bisnietos con motivo de su cumpleaños 90. AFP.
Retrato. Isabel II posó con sus nietos y bisnietos con motivo de su cumpleaños 90. AFP.

En su cumbre de popularidad, la reina amante de los sombreros, bolsos y vestidos coloridos, de las carreras de caballos y los perros corgis festejará su natalicio con la intimidad de siempre. Un almuerzo familiar con un pastel horneado por la estrella de la televisión Nadiya Jamir Hussain (ganadora del programa The Great British Bake Off ) serán parte del festejo para hoy, al que se unirá un almuerzo mañana con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

La celebración será de bajo perfil porque el festejo público, incluyendo un desfile militar y un almuerzo para 10.000 personas en el Mall (la larga avenida frente al palacio de Buckingham), será hasta junio.