Por: Lysalex Hernández A. 3 febrero, 2014
Ilusionada.Al momento de votar, Glenda Umaña dejó de lado su micrófono para vivir a plenitud esta fiesta cívica, luego de 17 años de vivir en Atlanta.
Ilusionada.Al momento de votar, Glenda Umaña dejó de lado su micrófono para vivir a plenitud esta fiesta cívica, luego de 17 años de vivir en Atlanta.

Glenda Umaña sabe que algunas veces es bueno llorar de felicidad, en especial cuando se trata de compartir la satisfacción que siente al ser costarricense.

Es por ello que la periodista de CNN en Español no pudo ocultar su emoción cuando, luego de 17 años, pudo regresar al Centro Educativo Ciudadela de Fátima, en San Antonio de Desamparados, para votar.

“Siempre intenté venir a cubrir las elecciones de mi país y no fue hasta este momento que mi sueño se cumplió. Mostrarle al mundo la fiesta que vivimos es algo inigualable”, dijo mientras tomaba aire y secaba sus lágrimas.

Estar lejos no significa estar ausente para Umaña. Esta oportunidad le sirvió para reencontrarse con su pasado, con vecinos entre quienes despierta un gran orgullo con solo que se miente su nombre, por saber que la periodista es una de los suyos.