23 septiembre, 2013

Una de las cosas por las que se destaca Rihanna es por compartir todo lo que hace por medio de fotos. Lo que la cantante no sabía, es que eso puede producir problemas.

"Miren quién me está hablando sucio", publicó la cantante barbadense en su cuenta.

Resulta que la intérprete de Diamonds decidió tomarse un descanso de su gira mundial, por lo que estuvo disfrutando de las playas de Tailandia. Ahí, se tomó una foto con un lori perezoso, una especie de primate que se encuentra protegida, y la subió a Instagram.

El problema fue, según informaron diversos medios, que la publicación de la imagen hizo que los policías tailandeses investigaran sobre el hecho, por tratarse de una especie en peligro.

La investigación derivó en dos hombres, uno de 20 y otro de 16 años, encargados de manejar especies protegidas, por lo que podrían ser condenados a cuatro años en prisión y una multa de $1,300.

Etiquetado como: