Ana Solano dice que la salud de su esposo se ha complicó debido a que el 25 de diciembre se le reventó una úlcera en el estómago. Además Salazar fue diagnosticado con Parkinson

Por: Manuel Herrera 21 abril, 2016
Lencho Salazar reside en El Coyol, de Alajuela, donde goza de un no tan gustado retiro, debido a situaciones de salud.
Lencho Salazar reside en El Coyol, de Alajuela, donde goza de un no tan gustado retiro, debido a situaciones de salud.

La salud del folclorista Lorenzo Lencho Salazar se ha complicado en los últimos meses luego de que el 25 de diciembre anterior se le reventara una úlcera en el estómago.

Debido a ello Salazar, de 84 años, no se levanta de una cama desde hace cuatro meses, según dijo la esposa del también compositor costarricense este jueves a Viva.

"Él no está hospitalizado. Está en la casa. Tiene cuatro meses de estar en cama, no se puede casi ni sentar. Él está muy malito de salud", manifestó Solano, quien se casó con Lencho en agosto del 2015.

Según Ana Solano, la recomendación de los médicos ha sido en brindarle al folclorista atención y ofrecerle calidad de vida.

"A él lo que hay que darle es calidad de vida y cuidarlo. Darle todo lo que se merece. Tenerlo chequeado con el azúcar y la presión y estarle dando poquitos de comida porque no come bastante. En las noches tampoco se puede descuidar porque es poco lo que duerme", contó Solano, de 58 años.

Por su estado de salud, la alimentación de Lencho es básicamente de jugos, batidos y purés. "También le conseguimos Ensure porque eso lo fortalece más", detalló su esposa.

Ana Solano agregó que el sábado el folclorista tuvo una crisis que casi le provoca la muerte: un bajonazo de azúcar que lo mantuvo inconsciente por varios minutos.

"Fue terrible, de mucha angustia. Pensé que ya lo había perdido porque no había forma de que él reaccionara. Doy gracias a Dios porque me ha dado fortaleza para someterme a este terrible dolor, pero le pido más porque lamentablemente no hay nada más que hacer. Perderlo va a ser muy doloroso para mí", refirió.

Además de los problemas de azúcar en la sangre, Salazar padece de presión alta, de la tiroides y más recientemente fue diagnosticado con Parkinson.

En noviembre, el folclorista fue ingresado al Hospital Raúl Blanco Cervantes luego de presentar dificultades respiratorias. Ahí fue estabilizado y dado de alta horas después.