Tras cuatro días, el Comic-Con dejó saciado el apetito de los fans por adelantos de películas y celebridades.

Por: Natalia Díaz Zeledón 14 julio, 2015
Los elencos de Deadpool, X-Men: Apocalypse y Fantastic Four posan juntos para el selfie con Stan Lee.
Los elencos de Deadpool, X-Men: Apocalypse y Fantastic Four posan juntos para el selfie con Stan Lee.

Al Comic-Con le queda pequeña la ciudad de San Diego, en California. La celebración geek se desbordó hasta las calles; el Centro de Convenciones se llenó –durante los cuatro días– de celebridades, exhibiciones, cosplayers y fans que acamparon con sacos de dormir por la remota posibilidad de entrar a los paneles del Hall H (salón principal de la convención).

De las primeras convenciones, queda el espíritu.

Lo que comenzó en 1970 como un refugio para los seguidores de los cómics y novelas gráficas fue, en este 2015, un competitivo despliegue de cultura pop y también de estrellas.

La audiencia del Comic-Con eligió con alboroto a sus ganadores: mensajes, fotos y videos circularon en redes sociales, aún sin permisos de reproducción de las casas productoras (como por ejemplo pasó con el tráiler de la cinta de Deadpool ). Según esta lógica, lo memorable del Comic-Con será eterno y lo demás, efímero.

Rey de la nostalgia. El torrente de películas inspiradas en cómics de superhéroes es, a la fecha, incontenible. Sin embargo, los héroes ganadores del Comic-Con no nacieron en el papel, sino que se han negado a abandonar la memoria del celuloide.

Además de presentar a los nuevos actores de Star Wars: Awakening , la compañía Lucasfilm cerró su panel con la presencia de los actores originales de la fraquicia: Mark Hamill, Carrie Fisher y Harrison Ford.

El director de la nueva película de la saga de sci-fi , J. J. Abrams, aprovechó el épico cierre para invitar al público a un concierto sorpresa con la orquesta San Diego Symphony.

Entre las casi 6.500 personas que marcharon desde Hall H hasta el espacio del Embarcadero Marina Park South, se encontraba la tica Mariana Artavia.

“El concierto fue irreal; era demasiada gente caminando a escuchar la música de Star Wars cargando espadas láser y cómo terminó con fuegos artificiales”, cuenta Artavia, quien costeó su estadía para cubrir el evento en vivo para una plataforma en línea de noticias geeks , The Couch . El viaje fue usado para estrenar el incipiente medio en Facebook al utilizar fotos de la convención.

La última sorpresa. Después de que el sábado, Warner Bros develara para la exclusiva audiencia de la actividad los tráilers para Batman v Superman: Dawn of Justice (anunciado en el calendario oficial del Comic-Con) y para Suicide Squad (que no fue anunciado, pero contó con la presencia del elenco), parecía que se había robado la atención del día.

No obstante, el panel de 20th Century Fox logró borrarle la arrogancia con un único selfie .

Después de las sucesivas presentaciones de sus tres próximas grandes películas ( Deadpool , X-Men: Apocalypse y Fantastic Four ), el estudio reunió al elenco de todas para una fotografía grupal. A la hora de buscar alguien que tomara la foto, hizo su ingreso el padre de todos los personajes, el editor de cómics Stan Lee.

“Para el panel de Fox, la gente no tenía tanta expectativa como sí tenía con Star Wars , pero cerrar así... Cerrar así fue muy fuerte”, detalla Artavia.

How many superheroes can you fit on a stage? #XMenApocalypse #Deadpool #Gambit #Wolverine #FantasticFour

Lo mejor, la gente. El ecosistema del Comic-Con es rico. Antes de la tendencia de filmes y series conectadas a universos de los cómics, la gente era el ingrediente vital de la experiencia.

Si bien la sostenida presencia de celebridades es uno de los agregados de vivir la convención de San Diego (J.J. Abrams repartió donas y café a los asistentes, reporta Artavia; Bill Murray asistió por primera vez al evento y se tomó una fotografía con Jennifer Lawrence, reportan las redes sociales) , los cosplayers con sus disfraces y los fanáticos acampando precariamente frente al Hall H siguen siendo la columna vertebral del evento.

Es más, el sitio web The Verge reportó que los asistentes aguantaron los horrores de una infestación de cucarachas. La fe de los fans mueve montañas.