22 abril, 2014

Último adiós. Cientos de familiares, amigos y admiradores recibieron en el Centro de Convenciones de Ponce la llegada del féretro del salsero y bolerista puertorriqueño Cheo Feliciano , quien fue enterrado este lunes en su ciudad natal, en el sur de Puerto Rico.

Con camisetas alusivas al cantante, fallecido el pasado jueves en un accidente de tránsito a los 78 años, y carteles con mensajes que prometen eterno recuerdo para uno de los grandes de la salsa, cientos de personas llevaban aguardando el féretro desde primera hora de la mañana, tanto en el centro de convenciones como en la carretera a la entrada de la ciudad.

La comitiva con los restos del legendario intérprete de temas como Anacaona , Amada mía, El ratón y Juguete , partió muy temprano desde San Juan, donde el cuerpo fue velado por dos días en un gran recinto al que acudieron durante todo el fin de semana miles de personas.

La llegada del féretro al Centro de Convenciones de Ponce fue celebrada por un grupo de pleneros, que le dedicó un coro de plena, uno de los más importantes géneros musicales autóctonos de Puerto Rico. El coro decía: “Salomé, Anacaona, yo llego a Ponce, ahora tu pueblo no llora”.

La alcaldesa de Ponce, María Meléndez, colocó sobre el féretro las banderas de Puerto Rico y la de Ponce, la segunda ciudad de la isla en antigüedad y tamaño, a unos 120 kilómetros de San Juan.

Cheo Feliciano fue enterrado por la tarde en el cementerio de La Piedad.

EFE.