4 agosto

Muss Muss Clothing, marca de la diseñadora Consuelo Melo, abrió las pasarelas del Mercedes Benz Fashion Week San José 2017 con una verdadera oda a Chile. Al ritmo de canciones como Qué he sacado con quererte, de Violeta Parra, la chilena que ya hizo de Costa Rica su hogar reafirmó la apuesta de su marca por el minimalismo sartorial y por el slow fashion.

A paso lento, con telas orgánicas y protagonizados por líneas rectas, los trajes sastre para mujeres innovaron con colores como azul cielo y los clásicos negro, gris y blanco, resaltando la ya característica simplicidad pensada de la marca.

Demostrando la atemporalidad de sus diseños, Consuelo optó por incluir a un par de modelos de edad más avanzada; después de todo se trata de prendas que pueden usarse en cualquier momento y a cualquier edad con la actitud adecuada.

Colección 'Rockstars' de Fabrizzio Berrocal.
Colección 'Rockstars' de Fabrizzio Berrocal.

Consuelo le apuesta a mujeres elegantes pero cómodas y que visten telas respirables. Un Muss Muss es para aquellas mujeres que se sienten más atractivas con un traje perfectamente construido en lugar de un escote.

La marca además sorprendió al combinar sus trajes sastre –holgados y etéreos– con sombreros de paja de toquilla hechos a mano por una asociación de mujeres en Perú. Los zapatos de madera de la marca nacional Cruda también estuvieron a tono para complementar los outfits. Un detalle imperdible: los botones de los trajes fueron elaborados con arcilla a manos de Pia Paulsen Urdangarín.

Tras una pasarela tan pausada que a ratos se quedaba quieta, la propuesta del diseñador nacional Fabrizzio Berrocal despertó al público al ritmo del rock.

La pasarela de Fabrizzio inició como un estallido con un traje sastre de color rojo, perfectamente construido y tallado, como ya es de esperar de una marca consolidada que ha evolucionado de la mano del Fashion Week tico.

Con tonos como azul petroleo, rojo vibrante, vino tinto y rosa pálido, la marca impresionó con un twist moderno, haciendo honor al nombre de su colección: Rockstars.

Colección 'Soy' de Jennifer Lang (J. Lang).
Colección 'Soy' de Jennifer Lang (J. Lang).

Con elementos rebeldes, la pasarela nos transportó a un encuentro con Mick Jagger, Steven Tyler o la agrupación Kiss –quienes son parte de la inspiración para esta propuesta–.

La alianza de Berrocal con el artista nacional Ale Rambar, quien estuvo a cargo de los prints, dio como resultado piezas con detalles inesperados. Trajes enteros, jackets, camisas y hasta swim trunks con ilustraciones de calaveras, llamas y estrellas.

En definitiva, una propuesta muy diferente a los diseños que estamos acostumbrados a ver de su marca. Berrocal es reconocido por su atención a los detalles y su sobrio talento de confección, al punto de diseñar trajes para el Presidente de la República Luis Guillermo Solís, para la delegación de atletas costarricenses en las olimpiadas de Río de Janeiro o participar en el New York Fashion Week.

Favorita de muchos la noche de ayer, Jennifer Lang nos dejó boquiabiertos con su habilidad para construir ropa. La marca J.Lang se hizo camino en la industria con bolsos y accesorios. Este año, Lang se dirigió a la mujer empoderada, fuerte y segura de sí misma con outfits que combinan divinamente el cuero, el terciopelo y los brillos.

La Miss Costa Rica 2014, Karina Ramos abrió la pasarela de J.Lang con un look all white y la cerró vistiendo de totalmente de rojo.

La colección inició con blancos y nudes, progresó a los looks total black, incorporó algunos dorados y brillos en el camino y cerró con outfits completamente rojos. Una impecable transición de tonalidades. Outfits limpios y perfectamente confeccionados.

Así se vio la colección de Custo Barcelona en el Mercedes-Benz Fashion Week San José.
Así se vio la colección de Custo Barcelona en el Mercedes-Benz Fashion Week San José.

Plazzos de terciopelo, tops de cuero y vestidos combinando tejidos se notaban pensados para los espectaculares bolsos y collares que presentó la diseñadora: combinaban a la perfección. Un punto de mejora es la selección de zapatos, que en ocasiones no eran los adecuados para el tipo de outfit.

Jennifer fue la diseñadora más aplaudida de la noche; salió con su hija vistiendo matching outfits confeccionados por ella y despertó ternura y sonrisas.

La mexicana Alexia Ulibarri dió paso a los diseñadores internacionales de la primera noche de pasarelas. Ulibarri se inspiró en sirenas, con piezas donde predominaban los tonos acuosos y verdosos, al son del fondo marino y un ritmo pausado.

Las salidas de Ulibarri no se percibieron organizadas: había demasiados elementos distintos y materiales nuevos en cada pieza y no se pudo dar a entender una unidad discursiva en su colección. Impregnó la pasarela de nostalgia, añoranza y un poco de romanticismo.

Apostó por crop tops muy cortos y talles muy altos, con texturas interesantes y drapeados muy bien ejecutados en algunas de sus piezas. Colores vibrantes, texturas y volantes que asemejan escamas de sirena fueron protagonistas.

La propuesta de la mexicana no encantó a los ticos pues los aplausos al cierre fueron escasos.

Custo Barcelona despertó a la audiencia. Un cierre espectacular para la primera noche de pasarelas. Esta firma española inyectó de color el jueves con su fusión de grafismos y tejidos. Los modelos desfilaron por la pasarela como pinturas andantes pues cada pieza de Custo tiene gran nivel de detalle.

Un punto alto fueron los espectaculares zapatos de la marca, que son un outfit en sí mismos.

Sobre la pasarela, se notó una presencia de micro colecciones que avanzaban con cada salida hasta presentarnos el universo de Custo Barcelona en su totalidad.

El diseñador presentó también la primicia de algunos de los atuendos de su última colección, que se expondrán oficialmente en el Fashion Week New York, en setiembre.

Con su aplaudida propuesta, finalizó la primera noche de desfiles del Mercedes Benz Fashion Week San José en su quinta edición.

Un adicional. La organización del Mercedes-Benz Fashion Week San José ha demostrado comportarse a la altura al tener entre manos la responsabilidad de un proyecto gigante como lo es organizar una semana de la moda en nuestro país a lo largo de cinco años. Sin embargo, en esta quinta edición, aunque vemos una organización y un equipo de prensa más robusto, existe gran descoordinación.

Durante la noche del jueves, a la prensa la cambiaron de sitio varias veces, nadie de la organización parecía saber cuándo o por dónde ingresaban los periodistas y los espacios asignados no permitieron ver el desfile a gusto pues la altura de las sillas no era adecuada para observar los outfits completos. Esto, por supuesto, dejó un sinsabor en boca de varios periodistas.