En el concierto se fusionará el sonido dance punk con influencias alternativas de Alphabetics, con la sazón psicotropical de Sonámbulo.

Por: Alessandro Solís Lerici 19 junio, 2015
David Cuenca, cantante y guitarrista de Sonámbulo en el Transitarte 2015. / Fotografía: Jeffrey Zamora/Archivo.
David Cuenca, cantante y guitarrista de Sonámbulo en el Transitarte 2015. / Fotografía: Jeffrey Zamora/Archivo.

Las noches bailables en Costa Rica no son exclusivas de los salones de baile ni de los grupos de música chiqui chiqui . Si un par de agrupaciones de otra estirpe –dígase Sonámbulo y Alphabetics– quieren convocar a una velada para romper la pista, ¿quién se los podría impedir?

Algo de este tipo es lo que sucederá la noche de este viernes 19 de junio en el concierto denominado Uy uy uy uy uy, en el cual las bandas compartirán el escenario del bar y restaurante El Observatorio, ubicado en barrio La California, en San José.

Sobre el entarimado del recinto se fusionará el sonido dance punk con vena alternativa y hasta ecos de música electrónica de Alphabetics, con la sazón psicotropical y la mezcla de ritmos afrocaribeños, latinos y carnavalescos de Sonámbulo.

La actividad está pactada para comenzar cerca de las 9 p. m. y la entrada general tendrá el costo de ¢4.000, en la boletería del recinto. Valga la recomendación de arribar relativamente temprano, pues la actividad ha llamado la atención de unas 3.000 personas en el Facebook de Sonámbulo.

A pesar de haber compartido escenario en numerosos festivales a lo largo del país, el concierto de esta noche será el primer espectáculo propio de ambas bandas en un mismo escenario.

Sonámbulo actualmente promociona su segundo disco, Psicosonorama (2014), mientras que Alphabetics publicó Paint Paint Paint, primer sencillo de su próximo disco Animal Planets, en noviembre del 2014.

Además de la música, la actividad contará con la presencia de la asociación sin fines de lucro Costas Verdes, la cual compartirá con el público información de su causa, que busca echar una mano para “conservar y restaurar la biodiversidad en los ecosistemas costeros de dominio público”, según sus medios oficiales.