Organización Warner Vargas, presidente de la Asociación Cívica Palmareña, habló sobre la inversión que se hace con las ganancias

Por: Jessica Rojas Ch. 14 enero, 2015

Warner Mora, presidente de la Asociación Cívica Palmareña. | JORGE ARCE.
Warner Mora, presidente de la Asociación Cívica Palmareña. | JORGE ARCE.

Es uno de los eventos más exitosos en asistencia del país. Su recolección es millonaria y la inversión también; las fiestas de Palmares dejan ganancias para el pueblo alajuelense, según dijo Warner Vargas, presidente de la Asociación Cívica Palmareña, organizador del evento.

Sobre este tema habló el empresario con Viva . A continuación un extracto de esa entrevista.

¿Cuánto dinero recibió en ganancias la ACP por las fiestas del 2014?

Hicimos ¢209 millones de utilidades libres de polvo y paja. Nuestra inversión operacional –pagando operaciones bancarias, planillas, mantenimiento, estructura y algún tipo de convenio– anda alrededor de los ¢60 millones; siempre dejamos unos ¢30 millones de colchón para empezar las fiestas del otro año.

Según las cuentas son ¢119 millones de ganancia. ¿En qué se invirtió ese dinero?

Eso se invirtió en la Escuela Central para construir baños; en un convenio con la municipalidad para asfaltar una calle. Posteriormente, se invirtió en el traspaso de un lote que se le donó a la Fuerza Pública para la construcción de la comandancia de Palmares, e hicimos inversión en el campo ferial, con la construcción del centro de comidas. También le dimos dinero a la Cruz Roja y al hospital de San Ramón le donamos algunos utensilios para varios departamentos. Con la iglesia hicimos un convenio para ayudar a los vicentinos y ahí se nos acabó la plata.

¿Cómo decide la ACP en qué invertir las ganancias?

En Junta Directiva analizamos todas las semanas entre 10 y 15 cartas de solicitudes, y ahí realizamos pequeñas donaciones y prestamos activos nuestros. En 28 años que tiene la asociación, hasta hace tres años empezamos a trabajar con presupuestos y convenios.

¿Cuál de las actividades es la que más genera?

El tope es nuestra caja chica, es la única actividad que nos hace salir adelante con los pagos, porque ahí entra la plata efectiva; Dios guarde si no tuviéramos el tope. En cuanto a los conciertos eso es pura imagen: yo puedo traer a “X” grupo pero no reúno a 1.000 personas; entonces, ¿qué dice la gente?: “Se murió Palmares”, pero ellos no entienden que el comercio está muerto. En dos meses nos convertimos en una empresa, el resto del año somos una entidad de bien social porque para eso se creó la ACP.

¿Y las actividades deportivas?

También todo eso es pura imagen. Este 2014 ingresaron ¢28 millones y se gastaron ¢32 millones; cada premiación es de ¢5 millones sin contar la parte operacional. Eso es puro atractivo; yo he analizado quitar los dos eventos, pero ¡me matan! Sí le damos trabajo a mucha gente, pero es parte de nuestra labor.

¿Por qué seguirlas haciendo entonces?

Si yo no hiciera conciertos ni actividades deportivas me voy a más de ¢300 millones de ganancias, pero Palmares se muere y eso no va a pasar.

¿Qué inversión hicieron para esta edición de las fiestas?

Alrededor de los ¢150 millones para empezar. Pagamos seguridad privada, atención para la Cruz Roja y Fuerza Pública, pagamos a Paquita y ya hicimos un adelanto de Cultura Profética. Los patrocinadores nos ayudan mucho, pero hay mucho en qué gastar.

¿Cómo se maneja el tema del campo ferial, hay un concesionario o varios?

Eso es una lucha porque hay gente que quiere el queque completo, pero no. Son varios los patentados y el aporte que recibimos de ellos en permisos y licencias es importante, pero no lo es todo.

¿En este 2015 en qué van a invertir las ganancias?

Siempre eso se planea con una encerrona presupuestaria; la ACP seguirá funcionando por convenios y por prioridades. Además, tenemos un proyecto que es darle mayor mantenimiento a dos fincas de la ACP y a sus mantos acuíferos, que darán agua a muchos distritos en el futuro; a estas dos fincas no se les saca un cinco.